Beiras anima a rebelarse «contra un estado de excepción non declarado»

El líder nacionalista participará en la campaña a favor del referendo, que el Constitucional ha dejado en suspenso

Beiras exhorta a la ciudadanía a rebelarse «contra un estado de excepción non declarado» Anova cree que los gallegos deberían tomar nota de lo ocurrido en Cataluña «polo que nos poda pasar»

Santiago

Ante algunas «ambigüidades» de los nuevos partidos de izquierdas en lo que al proceso catalán se refiere, Anova quiso ser contundente y colocarse claramente al lado de quienes apuestan por el 1-O. Y con Anova, su fundador, Xosé Manuel Beiras, que se declaró este jueves «absolutamente indignado» por las decisiones tomadas para impedir que se consume el referendo. A entender del líder nacionalista, «estamos ante un estado de excepción non declarado» en el que se están suprimiendo derechos fundamentales de los ciudadanos «polas boas». Ante ese riesgo, y ante la posibilidad de que los ciudadanos «volvamos a converternos en súbditos, como antes da Revolución Francesa», Beiras anima a los gallegos a movilizarse, y no solo en apoyo a los catalanes «senón en defensa do que nos poda pasar» porque, a su entender, «estamos nun franquismo sen Franco».

Xosé Manuel Beiras arengó a los gallegos a salir a las calles y a recuperar el espíritu de Nunca Máis en una comparecencia en la que estuvo acompañado por Gladys Afonso, de la coordinadora de Anova, y del portavoz nacional del partido, Antón Sánchez. En la misma línea que su mentor político, Sánchez criticó la suspensión de un acto sobre el referendo en Madrid, la imputación de los alcaldes que colaboran en la consulta ilegal y otras actuaciones ordenadas por la Fiscalía y por los jueces. «Estamos diante do totalitarismo do Goberno máis corrupto de Europa, que destrúe probas dos casos de corrupción e que ten 800 imputados, e son eles os que nos din que respectemos as leis...».

Anova no organizará ningún acto en favor del 1-O, porque cree que estas iniciativas deben partir de la ciudadanía, pero sí apoyará y prestará su logística a cualquier movilización que se ponga en marcha en Galicia. Beiras, además, estará el día 23 en un mitin en Barcelona organizado dentro de los actos de una campaña que el Tribunal Constitucional ya declaró ilegal.

«Preocupación» en CA

En la misma línea se pronunció este jueves la dirección de Compostela Aberta, la marea que gobierna en Santiago. En un comunicado, el partido que llevó a la alcaldía a Martiño Noriega dice que «o que estamos vendo hoxe non é a vulneración dos dereitos a un colectivo, senón que se lle está a negar o dereito a votar ao conxunto da cidadanía». Y como ya había dicho el alcalde compostelano esta semana, CA insiste en que «non son necesarias solucións xudiciais senón políticas», porque «a democracia é o dereito a decidilo todo».

Esa idea la dejaron caer los tres alcaldes de las mareas gallegas en un mensaje que Noriega, Ferreiro y Suárez lanzaron en las redes sociales. En el caso de Ferrol, el tuit de Jorge Suárez tuvo una fuerte contestación local, tanto por parte de la portavoz del PP, Martina Aneiros, que le llamó «antidemócrata», como por parte de la socialista Beatriz Sestayo, que pidió su dimisión.

Iglesias carga contra el rey, al que acusa de estar «más cerca del PP que de los ciudadanos catalanes»

Pablo Iglesias no osó incluir en su programa electoral la instauración de una república. Hace unos meses, sin embargo, empezó a cuestionar de forma cruda el papel del rey. Lo hizo, al principio, dejando caer que aún tenía que legitimarse en el cargo como hizo su padre en el 23F. Este jueves, el ataque fue aún más directo. El secretario general de Podemos se sirvió de una serie de mensajes en Twitter para acusar al jefe del Estado de estar «más cerca del PP que de los ciudadanos catalanes» y para sentenciar que la actitud que ha adoptado respecto a la crisis territorial abierta en Cataluña, «no augura un futuro fácil a la monarquía». «Rey, Gobierno, partidos monárquicos y Fiscalía, unidos y coordinados, no proyectan su fuerza, sino debilidad y miedo a la democracia», llegó a escribir.

Iglesias defiende la celebración de un referendo de autodeterminación pactado y con garantías en Cataluña, es decir, nada parecido a lo que se prepara para el 1 de octubre. Asegura que, llegado el caso, él defenderá la permanencia en España. Pero argumenta, al mismo tiempo, que la consulta, pese a la suspensión del Tribunal Constitucional, ha de interpretarse como una movilización ciudadana. El hecho de que el rey se refiriera el miércoles al desafío secesionista en términos antagónicos a los suyos desató, pues, el repentino ataque. En su intervención, don Felipe garantizó que la Constitución «prevalecerá sobre cualquier quiebra de la convivencia en democracia» y aseguró que «los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados» frente a «quienes se sitúan fuera de la legalidad».

«Defender España requiere aportar soluciones políticas a problemas históricos. La cárcel y la represión enquistarán aún más los problemas», replicó el líder de Podemos un día después de que la Fiscalía ordenara imputar a los alcaldes que ayuden en la consulta. «No solo estamos gobernados por corruptos, son además inútiles y pirómanos que están llevando a nuestra democracia a un Estado de excepción», añadió.

Votación
57 votos
Comentarios

Beiras anima a rebelarse «contra un estado de excepción non declarado»