«Una de nuestras hipótesis es que Diana Quer se fue por un lado y el teléfono móvil por otro»


Ribeira / La Voz

Icíar Iriondo, criminóloga del despacho madrileño Dacrim, trabaja codo con codo con SOS Desaparecidos para arrojar luz a la desaparición de Diana Quer, que cumple su primer aniversario.

-¿Por qué entra a formar parte de la investigación?

-Somos colaboradores de SOS Desaparecidos. Ellos nos pasan ciertos casos que les parecen inquietantes, como fue en esta ocasión. Sin embargo, nuestro trabajo es siempre en colaboración con las fuerzas del Estado. Todas las conclusiones y averiguaciones se las pasamos a los responsables de la investigación. No se trata de un trabajo paralelo, es un apoyo más.

-¿Qué tipo de trabajo ha realizado en esta ocasión?

-En primer lugar, apoyo y asesoramiento a la familia, en concreto a Diana López-Pinel. En términos criminológicos, lo que realizamos fue un trabajo de campo, para realizar un estudio de la zona y de la movilidad geográfica. Estuvimos en A Pobra, Rianxo, Taragoña. Además, realizamos entrevistas en nuestro despacho con algunos testigos de esa noche, y con amigos y conocidos de la propia Diana.

-¿Qué conclusiones saca?

-Yo sigo manteniendo que no se trató de algo espontáneo, considero que estaba planificado y que en un primer momento se pudo tratar de un secuestro. Me baso en la complejidad y en que no dejasen ninguna prueba o indicio. Por el momento solo está el móvil y en principio no ha dado ninguna información. Si fuese algo espontáneo está claro que habría quedado algún resto.

-¿El móvil podría ser sexual?

-Es la hipótesis más probable.

-¿Considera que Diana y su teléfono siguieron juntos una vez que pudo ser raptada?

-No lo vemos probable. Una de nuestras hipótesis es que Diana se fue por un lado y el teléfono por otro. Incluso que en el forcejeo el dispositivo se le cayese y que una persona se lo llevase. De ahí es posible que surjan esos siete intentos de desbloquearlo y de que estuvo parado cuatro minutos en esa misma zona. Es posible que alguien lo encontrase y que, ante la presión mediática, en vez de llevárselo a los cuerpos de seguridad, decidiese lanzarlo por el puente. Aunque creo que no lo arrojó esa misma noche.

Diana López-Pinel: «O sigo luchando hasta el final por mi hija, o muero»

M. Ares/ Á. Sevilla

Vive su peor momento desde la desaparición de su hija y su delicado estado anímico le impide, por ahora, regresar a Galicia

Diana López-Pinel no tiene fuerzas para regresar este mes a Galicia. Lo hizo de manera ininterrumpida durante los últimos 15 años, mientras sus dos hijas eran su compañía en esta villa marinera y de veraneo en la que, en su día, la familia Quer López-Pinel decidió asentarse para disfrutar de sus veranos. El año pasado, la progenitora hizo el viaje de ida a A Pobra do Caramiñal con dos hijas, pero solo regresó una, la pequeña. La mayor, Diana Quer, desapareció la madrugada del 22 de agosto tras una noche de fiesta.

Seguir leyendo

Juan Carlos Quer: «Si existe un asesino, debe responder por sus actos»

M. Ares/ Á. Sevilla

Incapaz de volver a A Pobra para no reabrir heridas, el padre de la joven reconoce que peleará hasta el final para que se haga justicia

A falta de tres días para que se cumpla el aniversario de la desaparición de su hija, Juan Carlos Quer accedió a valorar todo lo ocurrido hasta la fecha. Quiso agradecer el esfuerzo a todos los vecinos de A Pobra, de Barbanza, de Galicia y de cada punto de España que ayudaron para descubrir qué pudo pasar aquella fatídica madrugada del 22 de agosto.

-¿Ha valorado regresar A Pobra?

-No me planteo volver. Lo he estado valorando, pero no quiero abrir más cicatrices. Regresar sería muy duro.

-¿Confía en que su hija sigue viva?

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Una de nuestras hipótesis es que Diana Quer se fue por un lado y el teléfono móvil por otro»