Audasa convierte en beneficio el 30 % de sus ingresos por peajes en la AP-9

Factura al día 366.262 euros tras aumentar este año su recaudación en 2,2 millones


vigo / la voz

Audasa está de nuevo muy cerca de conseguir que uno de cada tres euros que los usuarios de la autopista del Atlántico pagan en sus cabinas de peaje se conviertan en beneficio neto para la empresa. El balance de sus cuentas en la primera mitad del 2017 refleja ya cuatro años continuados de incrementos en su recaudación y beneficios, tras una caída entre el 2009 y el 2013 provocada por la crisis económica.

El beneficio neto para la concesionaria de la AP-9 entre enero y junio de este año equivale al 29,38 % de su recaudación, 2,2 puntos más que en el primer semestre del año pasado y 6,1 más que en el mismo período del 2015.

Las cuentas depositadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores indican que Audasa ha incrementado en los seis primeros meses del año su recaudación en 2,25 millones al situar el cobro de peajes en 66,3 millones de euros en dicho plazo. Cada día, por tanto, los automovilistas que cruzan la principal autopista gallega abonan 366.262 euros, 12.434 más que en el mismo semestre del 2016 y 22.233 por encima de la recaudación diaria de idéntico período del 2015.

La propia Audasa advierte en su balance que estas cifras de la primera mitad del año suelen ser ampliamente superadas por las del segundo semestre, dado que «los mayores ingresos son los correspondientes al período estival». La concesionaria resalta además la consolidación en el ritmo de crecimiento del tráfico de la artería gallega, que achaca tanto a «la situación de recuperación económica que está experimentando la economía española» como a la «buena climatología» disfrutada en Galicia en el segundo trimestre de este año. Audasa achaca a ambos factores el incremento del 4,8 % en sus niveles de tráfico y de un 3,5 % en los ingresos por peajes, a pesar de la rebaja en las tarifas desde enero en un 0,37 %.

Pese a ese continuado incremento en las cifras de usuarios e ingresos, la empresa concesionaria señala que la AP-9 se sitúa aún un 18,5 % por debajo de los niveles de tráfico logrados en el 2007, el récord hasta ahora de la infraestructura de pago.

166 millones a recuperar

Si las cuentas del 2016 sirvieron a Audasa para dar a conocer el contencioso administrativo interpuesto contra Fomento para cobrar los más de 15 millones acumulados en la bonificación concedida por el ministerio para hacer gratuito el viaje de vuelta entre Vigo y Pontevedra, el nuevo balance presentado este verano pone al día la cuenta que la concesionaria comenzará a cobrarse a partir del próximo enero con subidas en los precios de peajes que se sumarán al incremento que marque la evolución del IPC.

En la información que la empresa ofrece a sus socios, se hace constar que a 30 de junio la deuda de Fomento por la gratuidad del recorrido de retorno en el sur asciende ya a 17,8 millones de euros. A esa cuenta suma los 148,6 millones de euros empleados hasta ahora en la ampliación del puente de Rande, y la construcción de sendos terceros carriles entre Vigo y el paso sobre la ría, así como la dotación de carriles adicionales a la circunvalación de Santiago, ambos proyectos en la recta final de su desarrollo.

Subidas de peajes

La empresa recuerda que en base a los acuerdos suscritos con el Ministerio de Fomento en el 2011 para ampliar Rande y Santiago, siendo ministro José Blanco, y en el 2013, para la gratuidad entre Vigo y Pontevedra, con Ana Pastor, una vez determinado el importe de ambas acciones «podrá solicitarse una actualización extraordinaria de tarifas que garantice que antes de terminar el período concesional (año 2048) el saldo se hace cero». Es decir, que en cuanto se concluyan las obras en marcha -y Fomento y la concesionaria hacen presión para que sea este mismo año- todos los peajes de la AP-9, no solo los beneficiados por las obras, podrán subir un mínimo de un 1 % al margen de la evolución de precios que determine el ministerio para el sector.

La Xunta ya manifestó su oposición a que la recuperación de la inversión adelantada por Audasa para llevar a cabo las ampliaciones en marcha se haga antes de que concluyan las obras, inmersas ahora en un segunda prórroga tras agotarse el plazo inicial de febrero pasado y estar cerca de extinguirse el siguiente fijado para finales de agosto, imposible de cumplir a pesar del ritmo impuesto en su realización desde principios de año. Aunque las constructoras se comprometieron a realizar ambos proyectos en 23 meses, el convenio firmado entre la concesionaria y Fomento daba un plazo de 36 meses, margen que concluye en marzo.

Fuera de las cuentas para cobrar a mayores que presenta Audasa, queda el nuevo enlace de Sigüeiro, cuyo coste será recuperado por la concesionaria con los peajes que abonen los automovilistas que lo utilicen.

Repartidos 45 millones en dividendos a los accionistas del grupo empresarial

Al cerrar las cuentas del primer semestre del 2017, Itínere, accionista único de Audasa, decidió destinar íntegramente al pago de dividendos el resultado final alcanzado en el ejercicio anterior. Los beneficios netos en dicho ejercicio llegaron a 17,4 millones de euros. En septiembre pasado ya se había abonado a cuenta de los dividendos del 2016 un total de 28,5 millones, y otros 16,5 millones volvieron a pagarse por el mismo concepto a través de Itínere a sus accionistas en marzo de este año. Al rebasarse la cifra de beneficios del 2016, Audasa anuncia que este año no realizará más reparto de beneficios. El 54,1 % de las acciones de Itínere están en manos de Arecibo, sociedad formada por Corsair Capital y Kutxa. Abanca, Sacyr y Liberbank se reparten el resto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Audasa convierte en beneficio el 30 % de sus ingresos por peajes en la AP-9