La Xunta insta a las empresas de autobuses a informar de los horarios mientras intenta solventar los desajustes

Busca la colaboración del sector a pesar de que buena parte de estas empresas son contrarias al plan


redacción / la voz

La Consellería de Infraestruturas busca la colaboración de las empresas de autobuses para que informen a los usuarios de los nuevos horarios del plan de transporte -unos 5.000 repartidos en casi 800 líneas- para que en los próximos días se pueda normalizar la situación y aplacar la confusión de los viajeros, en unas concesiones que en muchos casos no sufrieron modificaciones en 40 años. Se busca la colaboración del sector a pesar de que buena parte de estas empresas son contrarias al plan y, por tanto, reacias a mostrarse proactivas, según confirman distintas fuentes.

No obstante, el departamento que dirige Ethel Vázquez, que ayer estuvo en Rodeiro para comprobar in situ la implantación del plan en esta zona, está dispuesto a recordarle a los empresarios que esta colaboración no es voluntaria, sino obligada, tal y como se especifica en los pliegos de los 41 contratos de los que son adjudicatarios. Así, les ha remitido un escrito en el que se les informa de que la Xunta ha identificado «diferentes incidencias ás que estamos dando solución por orde de urxencia», relacionadas con la «falta de información» a los usuarios. A este respecto, en la carta remitida al sector se extractan las partes del convenio en las que se especifica claramente que es la adjudicataria la que se responsabilizará «de difundir información veraz do servizo». La consellería les insta por tanto a instalar carteles en las estaciones de autobuses, paradas y ayuntamientos, así como a difundir folletos. También deben habilitar un teléfono para consultas, según las cartas remitidas por los jefes territoriales de Infraestruturas en las cuatro provincias.

Al margen de los problemas de información hay otros desajustes. Monbus comenzó ayer, en el segundo día de implantación del nuevo plan de transporte de la Xunta, a modificar los horarios de la línea que une Vilagarcía y O Grove. Fuentes de la compañía explican que se trata de una medida tomada por iniciativa propia, a fin de minimizar el impacto de los cambios de horarios y frecuencias, y siempre a expensas de que la Dirección Xeral de Mobilidade lo acabe autorizando. La principal de estas alteraciones consiste en aprovechar otra línea, la que antiguamente operaba Castromil y comunicaba O Salnés con Santiago, para que sus autocares presten también servicios intermedios. Una opción que hace apenas unos meses la Xunta negó por considerar que el grupo se haría competencia a sí mismo.

Por otra parte el BNG denunció ayer «falta de transparencia» en los nuevos contratos.

Los 15 trabajadores que no fueron aceptados por la nueva concesión van a los tribunales

Los quince empleados -14 de Arriva y uno de Eocar- que no fueron aceptados por los nuevas adjudicatarios de la concesión del norte de A Mariña, dentro del proceso de subrogación de trabajadores previsto en el nuevo plan de transporte, recurrirán a los tribunales para interponer una demanda por despido improcedente. La concesionaria Morán alegó que solo necesitaba cuatro trabajadores y que, según las condiciones de los contratos, cada trabajador debía realizar con anterioridad el 80 % de su jornada laboral en esa línea. Pero el caso es que, según esta empresa, estos conductores trabajaban en otras conexiones.

La Xunta mediará y propiciará reuniones entre las partes para tratar de solucionar el conflicto.

Tres días para poder ir en bus de Trives a O Barco para una consulta médica

Tres días precisan los vecinos del Concello ourensano de A Pobra de Trives para poder ir en bus hasta O Barco de Valdeorras (donde tienen el hospital de referencia, o las oficinas de Hacienda y la Seguridad Social, entre otros servicios) y regresar a casa. Los horarios elegidos por la Xunta en el nuevo Plan de Transporte recogen que desde Trives a O Barco hay un único bus al día, que sale a las 16.30 horas, mientras que el que sale de la capital valdeorresa lo hace a las 5.15 horas. Un vecino de Trives que tenga una cita médica en el hospital un día por la mañana debería coger el autobús el día antes; mientras que para regresar tendría que esperar a la mañana siguiente. «É un horario absolutamente inútil, que non atende ás necesidades da poboación», critica el alcalde, Francisco José Fernández, que ya ha pedido a la Xunta que lo modifique.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Xunta insta a las empresas de autobuses a informar de los horarios mientras intenta solventar los desajustes