Portugalete, Roma, Segovia y Benavente sin salir de Galicia

La roca más famosa es la Pena de Anamán, en Entrimo, guarida del que fue el Robin Hood gallego


santiago / la voz

Ruta de Portugalete a Segovia. Es un trayecto largo, así que mejor hacer paradas. En Noia, en Lalín y en Monterroso. Sí. De Portugalete a Segovia es mejor ir por el corredor de Noia y por la autovía de Lalín. Portugalete, el de Muros, porque desde el de Carballeda no hay ni que hacer paradas. Se pone uno en apenas una hora. Cien kilómetros por el corredor de Monforte. No habrá acueducto. Porque Segovia está en O Corgo. Como Roma en Barbadás y Exipto en Boiro. Son solo algunas de las coincidencias curiosas que se dan en el vasto patrimonio toponímico de este país, del que suele salirse haciendo una parada en Benavente. El de Zamora. Porque el nuestro está en Santiago.

Santiago de Compostela. Que poco tiene que ver con ese campo de estrellas que alertó a Paio de que allí, justo allí, estaba el Apóstol. Compostela. Quizá de componere, de como la ciudad, tan bellamente compuesta, fue creciendo, componiéndose, alrededor de la catedral. O quizá composta, de donde deriva el compost. Santiago, antes de ser Santiago, mucho antes de ser Santiago, era un lugar de enterramiento. Saquen sus propias conclusiones.

Galicia está escrita. En cualquier esquina. Sobre cualquier piedra. Bajo cualquier árbol. Dentro de todas las casas. Está escrita con esa necesidad imperiosa de nombrarlo todo. De dar nombre a lo que existe. Y a lo que cree que existe. En Somozas está A Serpe. Que se hace Camiño. Camiño da Serpe, en Paderne. En Barreiros lo que tienen es un Rego. Da serpe. Que en cambio muda a Pozo o Furna -sí, da Serpe- en Vigo. Veintiséis topónimos relacionados con uno de los seres de la mitología gallega arroja el buscador de la Xunta. Mouros, los otros personajes recurrentes en el pensamiento mágico de este rincón atlántico, hay algunos más. Sobre el territorio hay esparcidos 347 nombres, ya sea Aira dos Mouros, o Cova dos Mouros, o Arca dos Mouros, o Casa dos Mouros. O Pena dos Mouros.

Porque será por penas en Galicia. Muchas. Pena Trevinca. Pena da Auga. A Pena. Simplemente A Pena. Aunque la pena más famosa de esos cientos de penas que han ido nombrando generaciones de gallegos es la Pena de Anamán. En Entrimo. Una pena justo en la línea. En la Raia. La Raia Seca. La Pena de Anamán era la guarida del Robin Hood gallego. Xan das Congostras. El bandolero eterno, que actuó desde el siglo XVI hasta el XIX. Para unos era gallego, de Pereira. Para otros portugués. Le gustaba sobre todo robar a los curas. Y fue apresado, junto a su banda, en el lugar de A Picada. Cayeron bajo las mallas de una parra cuando volvían de saquear la rectoral de Terrachán. Así que «Os pobres non o tem/ e os ricos non o dan;/ quen quixer asentar praza/ veña á Pena de Anamán».

De vacas, gallos y mares

Si un lugar en el que hay muchos carballos acabó, inevitablemente, llevando el nombre de Carballal queda claro que la variedad de fauna y de flora que hay en Galicia tenía que reflejarse en esa obsesión por dar nombre a todos lo que conforma la vida cotidiana. Así que donde hubo -porque ya no quedan apenas- muchos osos, al final acabó llamándose Oseira. En Ferrol existe A Vaca. Y en Barbadás y Friol viven en Cabeza da Vaca. Las vacas van a morir al Camposanto das Vacas, en Porto do Son. Casi doscientos topónimos hacen referencia a las vacas.

Un bosque de Coirós y unos prados de A Mezquita fueron bautizados como Rabo de Galo. En el concello ourensano, concretamente en la parroquia de Castromil, cerca de esos pastos tiene que haber forzosamente una poza y un regato. Porque allí están también Pozas de Rabo de Galo y Regueiro de Rabo de Galo.

Y también ponemos nombres al mar. Las mariscadoras han bautizado las leiras do mar que quedan al descubierto cuando baja la marea. Cada piedra, cada banco, cada escollo es único. Y tiene su nombre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Portugalete, Roma, Segovia y Benavente sin salir de Galicia