El nuevo plan de transporte empieza hoy tras eludir una suspensión cautelar

Parte del sector de los autobuses reclamó la paralización, desestimada por el tribunal

.

redacción / la voz

Después de la huelga del sector ya desconvocada que afectó al transporte en autobús y que puso a prueba la capacidad de negociación de la Consellería de Infraestruturas, el departamento que dirige Ethel Vázquez afronta desde hoy el primer gran ensayo del nuevo plan de transporte de líneas de viajeros por carretera, que entrará en vigor para toda Galicia a finales del 2019. Hoy es la fecha límite para la prórroga en la prestación de servicio en aquellas líneas -medio millar- en las que los titulares de la concesión renunciaron a prestar el servicio, poniendo en riesgo la movilidad en distintas zonas de Galicia, especialmente en las áreas rurales con menor demanda de las provincias de Ourense y Lugo y, en menor medida, de Pontevedra y A Coruña.

Salvado el conflicto laboral de la huelga, el plan sigue contando con la oposición de buena parte de las empresas dedicadas al negocio de los autobuses, que presentaron un recurso contra las licitaciones de la Xunta en el Tribunal de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda. Los empresarios cuestionan el uso del transporte escolar por viajeros regulares, así como los límites en la adjudicación de concesiones, consistentes en que una empresa matriz y sus filiales no pueden optar a más de diez contratos. También ven contrario a la normativa que se decida hacer adjudicaciones directas en contratos de un valor superior a los 100.000 euros.

En los escritos remitidos a este tribunal por empresas de las tres federaciones contrarias al plan se solicitaba la adopción de medidas cautelares, que consistían básicamente en la suspensión del proceso de adjudicación de las 41 nuevas concesiones.

La Xunta también ha salvado este obstáculo pues, en una resolución adoptada el pasado 2 de agosto, el tribunal rechaza la pretensión de las empresas y da la razón a la Xunta, que alegó los enormes prejuicios «para el interés general» que acarrearía la suspensión cautelar de la puesta en marcha del plan, pues en principio dejaría a los usuarios sin autobuses. El propio tribunal admite que se trata de un asunto muy complejo, por lo que no consideran oportuno «realizar ningún pronunciamiento sobre el fondo del asunto que implique prejuzgar el contenido de la resolución que en su momento se dicte». 

Interés público

Además, asumen la alegación de los servicios jurídicos de la Xunta, al considerar que «el interés público exige la continuación en la prestación del servicio», pues argumentan que los perjuicios al interés general derivados de la suspensión «son sobradamente superiores» a los que afectarían a las empresas recurrentes. Creen que los daños a estas compañías serían básicamente económicos «y, por tanto, susceptibles de compensación». En cambio, la suspensión dejaría a los ciudadanos «sin la prestación de un servicio regular mediante un título concesional válido». Las tres federaciones del transporte críticas con el plan se ofrecieron en su momento a continuar con los servicios -a pesar de haber renunciado a ellos- con el objeto de «mejorar» el nuevo diseño de rutas de aquí a finales del 2019, cuando expira el plazo para el plan definitivo.

Así que la primera fase del nuevo plan de transporte se inicia hoy tras un conflicto laboral que fue desconvocado al negociarse satisfactoriamente los convenios y que en su momento fue azuzado por el descontento de la patronal. Y después de una primera decisión de un tribunal que avala su puesta en marcha, sin perjuicio de que cuando tome la decisión definitiva pueda dar la razón a los empresarios. 

Horarios

En la Consellería de Infraestruturas esperan que se produzcan las lógicas incidencias de un plan complejo que se pone por primera vez en funcionamiento tras años sin cambios en las concesiones de autobuses. Les preocupa el efecto que tendrán los cambios en los horarios. De hecho, recomendaron a las concesionarias que las modificaciones se hicieran de forma paulatina para evitar molestias a los usuarios. En cualquier caso, la información sobre los nuevos horarios corre a cargo del adjudicatario, según las condiciones del contrato, aunque contarán con la colaboración de los concellos y de la propia Xunta.

En caso de detectarse alguna disfunción en las frecuencias, la Xunta tiene todo preparado para realizar los cambios en 24 horas.

Los concellos cuentan ya con los teléfonos para viajes a demanda

Agosto no es un mes escolar, así que la primera fase del plan de transporte empezará sin una de sus medidas estrella: los autobuses escolares reconvertidos en líneas regulares, aunque siempre con la prioridad educativa por delante. Para estos períodos no lectivos, la Xunta ha instaurado el embrión de lo que en futuro será un modelo de transporte bajo demanda en zonas rurales con escasa población donde no es rentable mantener líneas regulares. Los concellos ya cuentan con los teléfonos para que se lleven a cabo estos viajes con reserva de plaza, que en un futuro se gestionarán desde una central de reservas común, como ya se hace con éxito en comunidades como Castilla y León.

Los tres contratos desiertos recaerán en las mismas empresas

Tres de los 41 contratos que salieron en esta primera tanda quedaron desiertos, pues ninguna empresa consideró viable económicamente la concesión. Se trata de los que deberían cubrir la Baixa Limia, la comarca de Celanova y el entorno de Ourense. No obstante, esto no va a significar que los usuarios se queden sin autobuses. Las empresas que ostentaban la concesión mantendrán el servicio y, en paralelo, la Xunta abrió un período de información pública para mejorar las condiciones económicas de los contratos, que se adjudicarán hoy a las mismas empresas. La continuidad en las concesiones se da en 10 contratos, mientras que en otros 20 los antiguos adjudicatorios acuden asociados con otras empresas.

Votación
3 votos
Comentarios

El nuevo plan de transporte empieza hoy tras eludir una suspensión cautelar