Hacienda interroga a inquilinos de pisos turísticos en las Rías Baixas

Funcionarios investigan toda la información relativa a los contratos de alquiler


sanxenxo / la voz

La campaña puerta a puerta de Hacienda para inspeccionar los alquileres de las viviendas de uso turístico ya llegó a Galicia y Sanxenxo es la punta de lanza. Apenas tres meses después de que la Xunta aprobase el decreto que reguló esta figura vacacional, los agentes tributarios se han personado ya en varios concellos para interrogar a los inquilinos sobre las condiciones de sus contratos. Preguntar de todo: los datos personales del veraneante y del dueño, si se alquiló entera o en habitaciones, por cuánto, si es contrato directo o a través de un intermediario y cuánto tiempo van a estar en ese piso o casa.

La asociación Aviturga, que agrupa a los propietarios de viviendas de uso turístico, fue quien sacó a la luz esta campaña de Hacienda hace unos días. En julio, los agentes tributarios todavía no se habían presentado en Sanxenxo, capital turística de las Rías Baixas y tercera ciudad de Galicia por población en el mes de agosto.

Todo era cuestión de tiempo, aunque los interrogatorios puerta a puerta ya se habían realizado en A Illa y Cotobade, por citar dos ejemplos. Esta semana le tocó el turno a Portonovo y el tramo litoral de A Lanzada, en el municipio sanxenxino. Y el malestar entre los propietarios, y sobre todo entre los clientes de las viviendas de uso turístico, es más que notorio.

Una vivienda de uso turístico es aquella que se utiliza solo para el alquiler vacacional en verano. No es un inmueble que permanece todo el año para esta actividad. Su regulación era una de las grandes reivindicaciones del sector hotelero y la Xunta aprobó esta norma, asegurando, de paso, que este año no habría inspecciones, sino que se daría un margen a los propietarios para poder ajustarse a la nueva legislación. La Administración autonómica puede aún decir que ha cumplido, porque los controles los hace Hacienda y no Santiago, pero a nadie se le escapa el mal trago de que suene el timbre y un turista se encuentre con una encuesta de un agente tributario.

La presidenta de Aviturga, Dulcinea Aguín, afirmó que en más de un caso se han dado situaciones tensas, donde el inquilino no quiere responder. Al portazo, los agentes tributarios de turno responden con una foto del inmueble y una anotación sobre lo qué ha ocurrido. 

Búsqueda por Internet

Dulcinea Aguín entiende que Hacienda está utilizando los portales de alquiler en Internet para localizar los pisos y viviendas de uso turístico en alquiler este agosto. La pregunta que se hacen en Aviturga es por qué no se encuesta a los propietarios en vez de a los alquilados. Además, Aguín incide en que en los portales figura normalmente el precio del alquiler, por lo que Hacienda puede comprobar si estos ingresos aparecerán en las declaraciones del IRPF de los dueños de los inmuebles el próximo año fiscal o si por el contrario no lo hacen.

Los veraneantes, según indicaron desde Aviturga, «nos trasladan sus quejas, porque no entienden que se les encueste a ellos, que son inquilinos, y no al propietario». Desde este colectivo afirman que se sienten discriminados porque «a nosotros no nos consta que los agentes tributarios vayan a la puerta de las habitaciones de los hoteles para saber si se cumplen o no los contratos, ni tampoco sabemos que vayan a una tienda de campaña de un cámping», y ya estudian emprenden accciones legales.

El alcalde de Santiago teme que el casco histórico se convierta en un «parque temático» 

Defensa del turismo por los importantes réditos que deja en la ciudad y debate sobre su gobernanza para anticiparse a los problemas de masificación que puede generar. Este es el binomio que defiende el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, para conseguir que uno de los motores económicos de la ciudad «non altere o ecosistema e converta o casco histórico nun parque temático».

Noriega lleva así el debate sobre la política turística, avivado por los casos de violencia contra los visitantes registrados en otras ciudades con fuerte presión turística, a sus planteamientos y afirma que «o tempo tan só fai que darnos a razón». El regidor recordó que su gobierno ha aplicado una moratoria de dos años a nuevos establecimientos hoteleros en espera de las directrices que marcará la revisión del plan especial del casco histórico, y también se refirió a su propuesta de aplicar en la ciudad una tasa turística, iniciativa rechazada inicialmente por la Xunta de Galicia, que es la administración que tiene esa competencia. Noriega expresó su coincidencia con el Ejecutivo gallego en la necesidad de regular los apartamentos turísticos. «O turismo deixa importantes réditos, pero entendemos que hai un risco: morrer de éxito e romper o modelo de convivencia entre o turismo e a cidade», sentenció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Hacienda interroga a inquilinos de pisos turísticos en las Rías Baixas