Avisos a navegantes de Rajoy y Feijoo

El presidente de la Xunta reafirma sus aspiraciones en el PP mientras el jefe del Ejecutivo se ve con «ganas» de seguir


Madrid / La Voz

La declaración de Mariano Rajoy en el caso Gürtel ha llevado la tranquilidad a un PP que está convencido de que, habiendo superado ese arriesgado paso, el horizonte de la legislatura queda bastante más despejado. Había temor a que la comparecencia del presidente del Gobierno como testigo en la Audiencia Nacional se convirtiera en una especie de encerrona ante la que el líder del PP tuviera que contestar de modo más extenso y rotundo, lo que hubiera elevado el peligro de caer en alguna contradicción, aunque acudía bien preparado ante esa posible eventualidad. La flojera del abogado de la acusación popular, y también, en menor medida, la de los letrados del PSOE, disipó los temores.

Satisfacción y alivio son las palabras más utilizadas. Pero tampoco oculta nadie que la imagen de un presidente sentado en el banquillo, aunque sea en un pupitre especialmente ubicado para él, no es precisamente alentadora. Y menos cuando parece obvio que la escena se repetirá dentro de no mucho en otros juicios pendientes, lo que aumentaría el desgaste. Nadie discute en el PP que, incluso en esas condiciones, Rajoy podrá agotar la legislatura. Pero la perspectiva de que fuese de nuevo candidato en el 2020 empieza a parecer excesiva en el propio PP. Muchos consideran que eso generaría hartazgo insalvable en la ciudadanía.

En ese clima, vuelve en el partido el debate en torno a la sucesión, que Rajoy había conseguido acallar tras reeditar la presidencia del Gobierno en contra de los malos pronósticos. Y aunque Alberto Núñez Feijoo y otros de los considerados aspirantes a liderar el partido en el futuro son los menos interesados en alentar ese debate, lo importante es no perder el sitio. En esa clave de aviso a otros navegantes que se están moviendo con más claridad se interpretan las últimas declaraciones de Feijoo, en las que afirmó que aunque ahora mismo su único horizonte es presidir la Xunta, no descarta nada. «Cualquier aspiración que tuviere, hoy, me siento igual o más legitimado de lo que me sentía hace dos años», señaló, poniendo en valor el hecho de ser el único dirigente del PP que gobierna con mayoría absoluta. Es decir, yo no digo nada, pero si hay lío, que sepáis que aquí estoy yo y que no renuncio a nada.

Rajoy, que aunque asegura vivir muy centrado en gobernar y alejado de cualquier debate interno en el partido, las caza al vuelo, es consciente de que a pesar de los halagos y felicitaciones por su actuación en la Audiencia Nacional son sinceros, algo se mueve de nuevo en el PP. Y por ello pretende apagar cualquier conato de incendio antes de que el fuego se extienda. De ahí que aprovechara su rueda de prensa en la Moncloa para lanzar otro claro aviso a navegantes. Se le preguntó si piensa ser candidato en el 2020 y contestó que él se ve «con ganas e ilusión» para seguir. Una respuesta inimaginable en otra coyuntura. Primero, por hablar de esos temas en la Moncloa, y segundo por no despejar ese balón con alguna ironía marca de la casa. Pero para el líder del PP era la última oportunidad de sofocar cualquier atisbo de discusión en torno a la sucesión antes de emprender un descanso que le hará falta ante lo que le espera a la vuelta.

Expectación por la visita del ministro Íñigo de la Serna

Hay expectación por comprobar la política de gestos entre el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante la visita que este último realiza hoy a Galicia. Aunque Feijoo adelanta que le dirá al ministro que los gallegos no están «contentos» con los plazos previstos para la llegada del AVE, nadie duda de que al final habrá fotos y declaraciones de consenso. La clave estará en lo matices. Y es ahí donde habrá que calibrar el estado de este singular duelo, en el que algo influye lo que decimos en la pieza principal de esta crónica. De la Serna, que viene con algún caramelo para compensar su negativa a transferir la AP-9, está también en la carrera.

Cataluña tensa el descanso de políticos y magistrados

Vacaciones tensas las que les esperan a los miembros del Gobierno, a los consejeros de la Generalitat y hasta a los magistrados del Tribunal Constitucional. Contra todo pronóstico, y hasta contra toda lógica, a dos meses de que se alcance una fecha que podría marcar un antes y un después en la historia de España, lo que vaya a ocurrir en Cataluña a partir de 1 de octubre dista mucho de estar claro. La orden en la Moncloa, en el Ejecutivo catalán y en el Tribunal Constitucional es que nadie se vaya muy lejos de vacaciones y que todos tengan sus teléfonos con cobertura y suficiente batería, porque pueden ser convocados en cualquier momento para hacer un nuevo movimiento en esta partida de ajedrez.

«Overbooking» de sanchistas en las primarias del PSdeG

La confirmación de que Xoaquín Fernández Leiceaga da el paso de presentar su candidatura a la secretaría general del PSdeG presenta un inquietante panorama con tres aspirantes sanchistas a ocupar el cargo. Una situación que para algunos puede resultar excesiva, porque implicaría dar facilidades a un posible candidato del sector crítico, que se vería favorecido por la dispersión del voto sanchista. En Ferraz, en donde tanto Leiceaga como Gonzalo Caballero y Juan Manuel Díaz Villoslada tienen buen cartel, son conscientes de ese peligro. Y, por eso, hay quienes trabajan ya en la sombra para conseguir que al menos dos de los candidatos sanchistas acaben formando tándem en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Avisos a navegantes de Rajoy y Feijoo