Condenados los dueños de un gallo y el vecino que se quejaba de que su canto no le dejaba dormir

Los hombres llegaron a las manos cuando uno le recriminó a otro las molestias del animal


ourense / la voz

El gallo de su vecino, en el concello ourensano de Baltar, no lo dejaba dormir, así que decidió ir hasta su casa para pedirle que «lo quitara». Su vecino le contestó desabridamente que no lo iba a hacer. Acto seguido llegaron los golpes. El hombre que no podía dormir empujó al segundo, que se levantó del suelo y le devolvió la agresión con una vara «de las vacas» que llevaba con él, tras lo cual su esposa también le propinó un golpe con el palo de una escoba. Al parecer, y según declararon algunos vecinos en la vista oral del juicio, la mala relación venía de tiempo atrás.

La riña acabó con una fractura de cúbito y otra en un dedo de la mano derecha, para el que reclamaba el silencio del gallo, y con contusiones en la nariz y la frente para el propietario del animal. La sentencia condena a los tres implicados. En el caso del matrimonio que pegó al vecino que se quejaba de no poder dormir, la jueza dictaminó seis meses de prisión para cada uno por sendos delitos de lesiones. En el caso del que recibió la mayoría de los golpes, la magistrada impuso seis meses de prisión por las amenazas de las que los otros dos acusados declararon ser víctimas con anterioridad. Además, tendrán que pagar entre los tres las costas derivadas del proceso judicial.

La relación era mala entre ellos desde hacía tiempo

La hija de los dueños del gallo testificó que habían sufrido amenazas por parte del vecino que se quejaba del animal, con anterioridad a la pelea. Arrojó piedras contra la fachada de la casa, que causaron múltiples desperfectos, mientras gritaba que los iba a matar, por lo que fue internado y diagnosticado de psicosis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Condenados los dueños de un gallo y el vecino que se quejaba de que su canto no le dejaba dormir