Arranca el juicio al parricida de Moraña, el primero en el que se pide prisión permanente revisable

La vista comenzará el martes con la selección de los nueve miembros que compondrán el jurado


Pontevedra / La voz

Este martes empezará en la Audiencia de Pontevedra el primer juicio en España en el que se pide la prisión permanente revisable para un acusado. Y lo hace con la incertidumbre de si David Oubel confesará el asesinato de sus dos hijas, Amaia y Candela, en su vivienda de Moraña o si, por el contrario, optará por guardar silencio como ha venido haciendo durante toda la instrucción del procedimiento judicial.

La vista oral comenzará a primera hora de la mañana con la selección de los nueve miembros que compondrán el jurado. Una vez compuesto el tribunal popular se tomará declaración a David Oubel, quien puede acogerse a su derecho a no declarar o a contestar solo a determinadas preguntas. En esta primera sesión, tal y como precisaron ayer desde el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, se espera que comparezcan trece testigos, seis de los cuales son los agentes de la Guardia Civil que acudieron al lugar de los hechos o que tuvieron intervención en las investigaciones posteriores.

Ya el miércoles le tocará el turno a los peritos y forenses, mientras que el jueves se espera que ya se conozca el veredicto. El jurado únicamente deberá pronunciarse sobre la culpabilidad o no de David Oubel con respecto a los hechos que le imputan las acusaciones.

En este sentido, el fiscal mantiene que el 31 de julio del 2015 el acusado acabó con la vida de sus hijas. De este modo, «con la finalidad de evitar cualquier posibilidad de defensa o de huida de las menores de edad les hizo ingerir, en un primer momento, Nordiazepam, Oxacepam y Tizanidina para adormecerlas, o al menos lograr que estuviesen con un nivel bajo de conciencia».

Acto seguido habría empleado una sierra eléctrica del tipo amoladora que, supuestamente, adquirió la víspera del doble crimen para provocarle «varios cortes muy profundos a la altura del cuello» a Amaya, de 4 años y que «presentaba un bajo nivel de consciencia por el efecto de los fármacos». Instantes después la degolló con un cuchillo. Según el fiscal, después se dirigió con la sierra eléctrica y el cuchillo a la habitación en la que estaba Candela, de 9 años. Tuvo que atarla con un trozo de cinta americana ya que las drogas apenas le habían hecho efecto. Luego la mató.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arranca el juicio al parricida de Moraña, el primero en el que se pide prisión permanente revisable