Galicia vuelve a captar inmigrantes

En el último año creció en 4.772 residentes llegados del extranjero, aunque perdió 9.495 habitantes por el declive demográfico


Vigo

Galicia ha conseguido frenar la sangría migratoria, al menos con el extranjero. El ligerísimo crecimiento que el 2015 propició, con 41 personas llegadas del extranjero más que las que se fueron a vivir a otros países, no solo se estabilizó durante el 2016 y hasta el 1 de enero pasado, sino que supuso para la comunidad gallega un balón de oxígeno notable que permitió frenar una caída de su censo de fuerte intensidad. Durante todo el año llegaron 4.772 personas del exterior más que las que emigraron al extranjero, hecho que colocó a Galicia de forma inédita como la sexta autonomía que más inmigrantes captó en España, solo por detrás de Cataluña, Madrid, Canarias, Baleares y Andalucía, y por delante incluso de comunidades con más poder económico como el País Vasco, Valencia o Navarra. Eso sí, en esta ocasión solo Extremadura y Castilla-La Mancha tuvieron saldos migratorios con el exterior negativos, hecho que ayudó al conjunto del Estado a crecer en población residente por primera vez desde el 2011.

El censo de España ha pasado a ser a 1 de enero del 2017 de 46.528.966 residentes, con un incremento de 88.867 personas, de los que 6.892 tienen pasaporte de otro país y 81.975 español, si bien el Instituto Nacional de Estadística subraya que en este último contingente se encuentran numerosos extranjeros que obtuvieron la concesión de la nacionalidad española.

En el caso de Galicia, la llegada de inmigración extranjera ha sido determinante para reflejar un saldo exterior positivo, dado que fueron 5.046 más los nacionales de otros países que se establecieron en la comunidad que los que se marcharon. En concreto, llegaron durante todo el 2016 un total de 8.526 extranjeros, frente a los 6.244 que lo hicieron un año antes. Abandonaron la comunidad a lo largo del pasado año 3.480 residentes con pasaporte de otros países, frente a los 3.854 que lo hicieron durante el 2015.

Y mientras crece la llegada de extranjeros a Galicia, también decreció la marcha de gallegos y otros nacionales desde Galicia a otros países. Pasó de 6.285 en el 2015 a 4.906 en el 2016.

Las buenas noticias que para la estabilización de la población aporta el saldo migratorio con el exterior, no está acompasada sin embargo en el caso gallego por el comportamiento de los movimientos de población con el resto de España, y mucho menos con la evolución vegetativa de la comunidad y su relación entre nacimientos y fallecimientos. El año pasado se marcharon a otras comunidades autónomas 1.584 residentes en Galicia más que las llegaron para asentarse desde el resto del Estado. Eso sí, la fuga hacia otras comunidades se frena ligeramente, en 307 personas en dicho intercambio interno.

Con todo, la población que el INE certifica para Galicia a fecha 1 de enero de 2017 queda establecida en 2.710.607 habitantes, 9.495 menos que en el arranque del 2015, fruto de una natalidad a la baja, aumento de la mortalidad y un saldo migratorio que al menos en la relación con el extranjero ha permitido esta vez mitigar la fuga que se mantiene hacia el resto de España.

Con un 0,35% de pérdida de población, Galicia es la quinta autonomía que más población pierde, tras Castilla y León (-0,76); Extremadura (-0,67); Asturias (0,62), y Castilla-La Mancha (0,42). Baleares, que gana 15.312 residentes, es la comunidad que más crece, seguidas de Canarias, Madrid, Ceuta y Navarra. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Galicia vuelve a captar inmigrantes