Expertos portugueses piden más educación ambiental para frenar los incendios forestales

Un estudio defendido en la USC observa un mismo patrón causal en los siniestros más trágicos ocurridos desde el año 2003

.

SaNtIaGO / LA VOZ

Las causas del incendio de Pedrógão Grande, que provocó 64 muertes, son las mismas que las de los trágicos fuegos forestales del 2003, cuando Portugal fue declarado zona catastrófica tras ser calcinadas decenas de miles de hectáreas y morir 19 personas. Con los de los 9 años siguientes, el número de fallecidos ascendió a 90: «Neste tempo non se aprendeu o suficiente», dice Francisco Manuel Rego, profesor de la Universidade de Lisboa y ex director general del Ministerio de Agricultura luso con competencias en este ámbito.

Rego, con el profesor Pablo Meira, de la USC, codirigió una tesis doctoral sobre cómo disminuir los riesgos de incendios en Portugal, defendida en la Facultade de Ciencias da Educación de Santiago por Maria da Conceição Almeida Colaço, ingeniera forestal y consultora de la FAO para la gestión forestal. El estudio partió de la catástrofe del 2003 y concluye la necesidad de formar mejor a la población ante esas situaciones extremas.

Colaço enfatiza que en las escuelas se habla de los incendios «como unha desgraza» y no se aborda cómo protegerse de ellos. Además, casi todas las actuaciones educativas relacionadas con los incendios en Portugal desde la década de 1960 se orientaron a la población escolar «cando quen está máis en contacto co problema é a poboación adulta e determinados grupos profesionais relacionados coa actividade forestal. Por iso hai que orientar máis recursos para a educación ambiental da poboación adulta das zonas rurais, sen esquecer as escolas», agrega.

La investigación propone líneas de actuación: preventivas, para disminuir los fuegos; mejorar la ordenación territorial y la gestión forestal; y preparar a la población para su intervención ante un incendio, y así se disminuirá la vulnerabilidad. 

Alfabetización ecológica

José Antonio Caride, también pedagogo y profesor de la USC y presidente del jurado -integrado además por Javier Benayas, profesor de ecología de la Autónoma de Madrid; y Herminio Botelho, de ingeniería forestal de la portuguesa de Trás-Os-Montes e Alto Douro- resaltó el dato aportado en este estudio de que «o 97 % dos lumes que fan dano teñen causas humanas, por iso temos que educar as persoas, é precisa unha nova alfabetización ecolóxica».

Esta investigación señala los incendios como una de las mayores amenazas para el buen desarrollo, rentabilidad y sostenibilidad de los espacios forestales. La alta probabilidad de arder favorece que los gestores o propietarios forestales escojan especies de crecimiento rápido como el eucalipto, que tiene una edad de corte entre los 10 y los 14 años; en vez de otras, como robles o castaños, de crecimiento más lento y más resistentes al fuego. Propone «apostar pola prevención» y promover una elección de especies ecológicamente consciente y, al mismo tiempo, económicamente rentable del monte.

La educación ambiental también aumentaría la resiliencia -mejor modo de afrontar las adversidades emocionalmente- de la sociedad ante los incendios, agrega el trabajo de Colaço.

Los 36 brigadistas gallegos, en casa

J. C.
.

El presidente de la Xunta recibió a los voluntarios gallegos que combatieron el incendio de Portugal

Los 36 brigadistas gallegos que se pusieron a las órdenes del Gobierno portugués durante los graves incendios en el centro del país ya están en casa, y el presidente de la Xunta quiso reunirlos en el salón noble del pazo de Raxoi para reconocer su compromiso.

«Ninguén preguntou canto ía cobrar ou cando ía volver, so querían saber cando saían», desveló el jefe de la expedición, Manuel Rodríguez Vázquez, que habló en nombre de todos y que destacó la rapidez con la que se puso en marcha el dispositivo gallego, coordinado por primera vez por Vicepresidencia y Medio Rural.

Seguir leyendo

Pontón califica de «enternecedora» la actitud de Ence en la polémica sobre los eucaliptos

La líder del BNG, Ana Pontón, calificó ayer de «enternecedora» la actitud de la firma multinacional Ence respecto al cultivo de eucaliptos en Galicia, pero exigió a la Xunta sanciones contra aquellos que incumplan la legislación en materia de prevención de incendios forestales.

Pontón responde así a Ence, que el lunes emitió un comunicado asegurando que en «montes arbolados bien gestionados y mantenidos hay una incidencia notablemente menor de incendios», ya que son una fuente de riqueza. Consideró «indocumentadas, injustificadas y malintencionadas» las acusaciones de Pontón sobre la responsabilidad de las plantaciones de eucalipto en los incendios. La portavoz del BNG cree que con esa postura «Ence intenta convencernos de que o eucalipto é o mellor sistema contra o lume. Con esta teoría teríamos que valorar arranxar as poucas hectáreas autóctonas e plantar masivamente eucalipto».

Incorporan en Ponteceso un sistema para mejorar la lucha contra el fuego

El Grupo de Emerxencias Supramunicipais (GES) de Ponteceso (A Coruña) ha incorporado un sistema de identificación de parcelas para la lucha contra los incendios forestales. La aplicación servirá para tener localizadas todas las parcelas que estén dadas de alta en el catastro del municipio y así tener identificados a sus propietarios. Entre otros datos, se incluirán el tipo del suelo, las construcciones existentes en cada uno de los predios y las distancias a los núcleos de población o instalaciones peligrosas como puedan ser gasolineras.

La Xunta aplaudió esta iniciativa y remarcó que el objetivo es poder definir las franjas de gestión de biomasa que están afectadas por la ley de montes de Galicia, así como la ley de prevención de incendios. La herramienta permite asimismo ver qué terrenos no están correctamente acondicionados para comunicar a sus dueños el deber que tienen en esta materia.

Votación
2 votos
Comentarios

Expertos portugueses piden más educación ambiental para frenar los incendios forestales