«Ni siendo biólogo es fácil distinguir entre una víbora y alguna culebra»

Edith Filgueira OURENSE / LA VOZ

GALICIA

Une experto en ofidios dice que es muy raro que haya mordeduras y niega que haya superpoblación de serpientes en Galicia

22 jun 2017 . Actualizado a las 09:36 h.

Luis Saavedra del Río (Madrid, 1957) es biólogo, zoólogo y pertenece al Colegio Oficial de Biólogos de Galicia, entre otras reconocidas organizaciones. Se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y entre sus muchas colaboraciones figuran trabajos sobre especies protegidas, conservación de la fauna y estudios de clasificación e identificación de especies.

-¿Cuántas especies de víboras se pueden encontrar en Galicia?

-Hay dos, pero la más común es la víbora de Seoane, que está emparentada con la europea. La otra, la víbora hocicuda, es más raro encontrarla por su distribución, que se limita a la zona de O Xurés, en Ourense.

-¿Y cómo puede una persona diferenciar una víbora de una culebra sin más?

-Aunque se sea biólogo no es fácil distinguirlas porque incluso hay culebras inofensivas que imitan, en su aspecto y su conducta, a la víbora para defenderse aunque no lleguen a morder siquiera. Hay varias culebras ibéricas que también se distribuyen por el territorio de Galicia, una de ellas se denomina culebra viperina, que reproducen exactamente el color y la conducta de una víbora como método de supervivencia. Así que yo diría que lo principal para distinguirlas son las pupilas, que son verticales, mientras que las de las culebras son redondas. Y por otro lado, las escamas de la cabeza, que tienen muchas y muy pequeñas, a diferencia de una culebra que tiene menos y de un mayor tamaño. Además, no suelen pasar de los cincuenta centímetros de longitud, salvo raras excepciones en las que por longevidad lleguen a los sesenta o setenta. Pero si alguien se encuentra un animal de un metro puede estar seguro de que no se trata de una víbora hocicuda o una de Seoane.