Galicia agudiza su crisis demográfica al registrar en el 2016 el peor saldo entre nacimientos y muertes

El año pasado vinieron al mundo 19.049 niños y hubo 31.732 fallecimientos, lo que supone un saldo vegetativo de -12.683 personas, el peor dato desde 1975

.

Cada estudio que se publica sobre demografía gallega es un aldabonazo, un toque de atención. La encuesta de «Movimiento Natural de la Población» difundida esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística, sitúa al 2016, aún con datos provisionales, como el año con peor saldo entre nacimientos y muertes desde que hay datos, es decir, desde 1975. 

A lo largo del año pasado nacieron en Galicia 19.049 bebés por los 19.427 del año 2015 (un -1,9 %), y murieron 31.732 personas por las 31.688 del año 2015 (un -0,1 %), lo que significa que el saldo vegetativo (diferencia, precisamente, entre nacimientos y defunciones) fue de -12.683. Nunca antes esta cifra había sido tan alta. En el 2015, que hasta ese momento era el año con el peor registrado, el saldo era de -12.269 personas, lo que significa que entre ambos años el crecimiento negativo fue de un 3,3%. 

El saldo vegetativo de Galicia, con esa pérdida de 19.049 habitantes, es además el peor de todas las comunidades españolas. En otras nueve esa diferencia entre nacimientos y defunciones es negativa, y solo en siete, además de en las dos ciudades autónomas, es positiva. Además de Galicia, los peores datos los registran Castilla y León, con 11.698 defunciones más que nacimientos, y el Principado de Asturias, donde vinieron al mundo 6.851 personas menos de las que murieron. En el lado contrario están la Comunidad de Madrid, donde los nacimientos han superado a los decesos en 17.785 personas, y Andalucía, donde el saldo vegetativo fue positivo en 9.820 habitantes.

La tasa bruta de mortalidad, que mide las defunciones por cada mil habitantes, es de 11,7 en Galicia, muy por encima de la media nacional, que se sitúa en 8,8. 

Segundo año con crecimiento vegetativo de la población en España

A nivel español, en el 2016, y por segundo año consecutivo, el número de muertes superó al de nacimientos, que siguen cayendo. El pasado año solo nacieron 408.384 niños, 11.906 menos que en el 2015 (2,8 %), año en el que murieron 409.099 personas, el 3,2 % menos.

La diferencia entre muertes y nacimientos (crecimiento vegetativo) refleja una pérdida de población de 259 personas en el 2016. Un saldo vegetativo negativo que, advierte el INE, es mucho mayor, con una pérdida de población de 715 personas, si se descuentan los nacimientos que tienen lugar en España de madres que no residen en nuestro país.

La caída del número de nacimientos es más alarmante aún si se echa la vista atrás: desde el 2008, cuando se produjo el máximo histórico en 30 años con 519.779 alumbramientos, el descenso es del del 21,4 %

Según los datos del INE, el número de mujeres de entre 15 y 49 años, en edad de ser madres, ha vuelto a bajar, una de las posibles razones de la bajada de la natalidad. Además, se elevó la edad media de maternidad hasta los 32,0 años frente a los 31,9 del año 2015.

El número medio de hijos por mujer se redujo una centésima entre las madres españolas (hasta 1,27) y aumentó cuatro centésimas entre las mujeres extranjeras (hasta 1,70).

Votación
2 votos
Comentarios

Galicia agudiza su crisis demográfica al registrar en el 2016 el peor saldo entre nacimientos y muertes