Qué hacer y qué no hacer si te muerde una víbora

Ni torniquetes, ni aspirina, ni Betadine. Hay que tener mucha calma tras una mordedura


ferrol / la voz

En Galicia y casi todo el norte de España vive una especie autóctona que se conoce como la víbora de Seoane, precisamente por Víctor López Seoane y Pardo-Montenegro, un catedrático y experto en historia natural ferrolano que murió en el año 1900.

Hace siglos que los agricultores se topaban con esta especie cuando estaban trabajando en el campo, y siguen atacando a los humanos por la misma razón que antes. «Morden cando invadimos o seu espazo porque non as vemos e as pisamos. Pero non hai maior número que outros anos», explica Xan Silvar, presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural de Ferrol, donde el pasado fin de semana varios bañistas fueron atendidos por mordeduras y dos tuvieron que ingresar en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF).

Juan Aguirre es médico de urgencias de ese centro hospitalario, donde el año pasado otras dos personas tuvieron que pasar varias jornadas por un problema similar. «Hay que estar tranquilos porque ahora mismo los antídotos de los que disponemos son aptos para casi todas las personas, incluso embarazadas y niños», precisa el facultativo, que considera que ante un incidente de este tipo es importante recordar lo que no hay que hacer, ya que los ejemplos que se ponen en las películas confunden en la mayoría de los casos: «Nada de hacer torniquetes o chupar la herida para tratar de sacar el veneno, no se debe hacer nada de eso. Ni tampoco tomar aspirina o echar a la mordedura Betadine u otro producto que pueda colorear la piel», cuenta.

Echar agua y anotar la hora

Aguirre asegura que primero hay que identificar el ataque de la víbora: «Lo típico serían dos o tres separadas por un centímetro. Si notamos el pinchazo y las vemos debemos mantener la calma, lavar con agua la herida y anotar la hora en la que se produjo, para que los médicos puedan controlar mejor la evolución de la herida, y enmarcarla en un círculo». También es importante sacarse cuanto antes anillos o pulseras, ya que la extremidad afectada se va a inflamar. Si se puede caminar, este médico del CHUF recomienda acudir al centro de salud o llamar directamente al 061.

Una vez en el centro médico dejar al paciente en observación, ya que la intensidad de la reacción depende de la profundidad de la mordedura, de la cantidad de veneno y de la sensibilidad de cada persona. En dos de los cuatro niveles de afectación es necesario el ingreso. «Cuando se puede recomendamos que se traiga al animal, porque entonces podemos determinar en el momento el tipo de suero antiofídico que debemos usar», precisa el médico, aunque el Concello ferrolano recordaba ayer en un comunicado que matar a esta especie conlleva una multa.

Cómo diferenciar las víboras y los lugares en los que se pueden encontrar

edith filgueira

«Hay que tener cuidado al levantar piedras, y fijarse mucho al caminar», explica el presidente de la SGHN

En Galicia existen datos registrados sobre ocho tipos de ofidios, de los cuales seis son culebras no venenosas y dos, víboras. Las primeras no entrañan ningún peligro para la salud, pero las segundas pueden atacar en caso de sentirse intimidadas, que es algo en lo que todos los expertos inciden. Según el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González, es muy difícil diferenciar si se está ante una culebra o una víbora simplemente por el color, pero tienen otros características que permiten reconocerlas. «Las pupilas de los ojos siempre son verticales, como las de los gatos cuando miran directamente a la luz, mientras que las de las culebras son todas redondas», explica. Y hay otra particularidad que ayuda mucho: las escamas de la cabeza. «En el caso de las culebras suelen ser pocas y grandes y las víboras tienen muchas y de un tamaño pequeño», añade González. Por otro lado, el esqueleto de una culebra es mucho más estilizado, pudiendo resultar difícil diferenciar donde empieza y donde termina su cuerpo. Las víboras son más anchas en la zona del tronco y notablemente más delgadas en la cola.

Seguir leyendo

Votación
106 votos
Tags
Comentarios

Qué hacer y qué no hacer si te muerde una víbora