Las comunidades de agua se preparan para activar sus planes de emergencia

S. Acosta / X. M. Palacios / J. A. REDACCIÓN, LUGO / LA VOZ

GALICIA

Equiparan el nivel de los manantiales al del mes de julio y aseguran que están al límite

10 jun 2017 . Actualizado a las 11:09 h.

Muchos de los pequeños manantiales que abastecen a comunidades de vecinos, sobre todo del rural y de zonas periféricas, están al límite y ya registran mínimos históricos. Son el eslabón más débil de la red que abastece a toda Galicia y algunos corren el riesgo de secarse en verano. No en vano las comunidades de agua reconocen estar muy preocupadas por la situación y la alerta es generalizada, sobre todo, a medio plazo, que es cuando creen que pueden darse los problemas. La situación es tal que ya tienen a punto los distintos planes de emergencia para proceder a su aplicación en cuanto sea necesario.

«Estamos muy preocupados, la alerta es importante porque los manantiales están al límite y marcan niveles históricos. Están como si fuera julio. Ya tenemos dispuestos los planes de emergencia para activarlos», es el resumen de la situación que hace Rafael Carrera, presidente de la asociación de traídas de aguas Coxapo, que aglutina a casi 77.000 socios de Pontevedra, A Coruña y Ourense.

Entre las zonas que tienen mayor problema figuran las de la franja costera de Pontevedra, sobre todo, Vilaboa, «donde los vecinos ya hacen un ejercicio de reflexión y de concienciación de que hay que moderar el consumo de agua», aclara. También en el municipio de Oia comenta que hay algunas zonas críticas porque los manantiales están muy bajos. Al igual que áreas altas de la comarca de O Salnés: «Ahí, por naturaleza ya tienen poco volumen de agua. Hay zonas de abundancia a menos de dos kilómetros, pero el traslado es costoso», añade.