Detectores de humos, puertas cerradas y la vista en la cocina

Cruz Roja y el Ministerio del Interior desarrollan un programa para ayudar a las personas mayores a evitar percances en sus viviendas

.

ourense / la voz

Consejos de seguridad adaptados a las necesidades de las personas mayores, que pueden ser objetivo de los delincuentes o víctimas de accidentes domésticos. Ese es el objetivo de un programa que está desarrollando la Cruz Roja en colaboración con el Ministerio del Interior, que busca prevenir con información algunos de los posibles riesgos. Esta semana fue un bombero profesional quien enseñó a los usuarios de Ourense cómo autoprotegerse frente a accidentes o incendios en el hogar. Estadísticamente, las caídas, intoxicaciones, quemaduras, incendios, explosiones, electrocuciones, asfixias y heridas son, por este orden, las principales causas de incidencias en domicilios, según expuso Ignacio de Rafael, el encargado de impartir la charla en la sede ourensana de la Cruz Roja.

Apuntó, para empezar, que uno de los elementos que ayudan en caso de incendio es un simple detector de humo, que es de instalación básica, se puede conseguir desde 20 euros y «salva muchas vidas». Al estar en casa hay que dejar las puertas abiertas, para que el detector -que debe colocarse en un espacio común- se active si hay humo. «Cierra la puerta al fuego», fue otro de los consejos. Hay que cerrar las puertas. Así, en el caso de que se origine un incendio es probable que se quede allí y no se extienda.

Para prevenir intoxicaciones, hay que tener cuidado con los productos químicos. Los desatascadores son de lo más peligrosos por los gases que emanan, por lo que no se deben guardar en alto, por si no están bien cerrados y al cogerlos se caen sobre el rostro. Las mantas eléctricas, sobre todo las que ya tienen años y carecen de resistencia, son uno de los objetos que provocan accidentes. Tapaderas para evitar salpicaduras de aceite o usar ropa de algodón para cocinar fueron otras de las medidas indicadas. Por otra parte, De Rafael destacó la importancia de limpiar los filtros de aluminio de las campanas de la cocina. Además, insistió en que no hay que dejar nada al fuego si se sale de casa. Si el fuego es incipiente, se puede sofocar con un paño humedecido con el que se protegerán los antebrazos o, si se dispone de ella, con una manta apagafuegos. Si el fuego se desarrolla, hay que cerrar la puerta, avisar al resto de los ocupantes de la casa y salir con llaves y teléfono. Cuando se esté seguro, llamar a los bomberos o al 112. Para evitar accidentes eléctricos, señaló, hay que tener los cables bien ordenados en las regletas y que estas se adquieran en establecimientos que garanticen calidad.

También la Policía Nacional y la Guardia Civil, en las villas, están colaborando para dar información sobre cómo prevenir hurtos u otros delitos. Al ir a la feria o a las termas, hay que vigilar las pertenencias. Llevar el bolso por delante y con la cartera en el fondo. En las zonas de baño hay que evitar llevar objetos de valor.

Votación
1 votos
Comentarios

Detectores de humos, puertas cerradas y la vista en la cocina