Las bases sanchistas del PSdeG rompen las vías de integración tras las primarias

Desautorizan a las ejecutivas de Lugo, Ourense y Pontevedra al elegir los delegados


Santiago / La Voz

Una vez celebradas las primarias que catapultaron nuevamente a Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, sus personas de confianza en el partido hicieron llamamientos a la unidad con el fin de rebajar la tensión de los congresillos provinciales, celebrados este fin de semana, y elegir a los delegados para el cónclave federal respetando las proporciones logradas por Sánchez, Susana Díaz y Patxi López en cada territorio. Ese acuerdo de base saltó por los aires en Galicia, la gran excepción en España. La rebelión de las bases sanchistas dinamitó los acuerdos de integración en Lugo, Ourense y Pontevedra, donde fueron excluidos de las listas los principales referentes institucionales del partido y quedaron desautorizadas las direcciones provinciales.

El congresillo de A Coruña, celebrado el sábado, fue el único de Galicia en que se votó una lista única que agrupaba a todas las sensibilidades, aunque los puestos que se le ofrecieron a algunos dirigentes que jugaron la baza de la neutralidad, dejaron heridas internas. En cambio, en Ourense, que también celebró su congresillo el sábado, la integración no fue posible y se midieron dos candidaturas, resultando perdedora la afín a la dirección provincial.

Y esta fractura se extendió el domingo a Lugo y Pontevedra. En el primer caso, estaba perfilado un acuerdo de integración para elegir a los once delegados, que reservaba ocho puestos para los sanchistas y representantes institucionales, como el presidente de la Diputación, Darío Campos, y la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, y le asignaba otros tres a los afines a Susana Díaz. No obstante, las bases sanchistas se rebelaron contra el intento de los herederos del ex secretario general del PSdeG, Gómez Besteiro, de alzarse con la bandera del sanchismo en la provincia e impusieron una lista propia, desprovista de los pata negra de Besteiro. Ni Campos ni Lara Méndez figuran en ella, aunque dicen que se autoexcluyeron, como tampoco la alcaldesa de Viveiro o su homólogo de Monforte.

La lista finalmente aprobada la encabeza José Luis Raposo, alcalde de Pedrafita, enfrentado con Besteiro desde que este le retiró el carné de militante por una imputación judicial. Y algunos nombres afines a Orozco, como Regina Polín e Isabel Salazar, y otros próximos a Gonzalo Caballero, como José Antonio Quiroga, José Luis Díaz o Raquel López. Los susanistas fueron vetados expresamente por el intento de poner de delegado al alcalde de Becerreá, Manuel Martínez.

Congreso de Pontevedra

En el congreso de Pontevedra ocurrió otro tanto de lo mismo, pues el golpe de mano de los sanchistas arrinconó a la dirección provincial, en manos de los afines al alcalde de Vigo, Abel Caballero. El sábado estaba perfilada una lista de integración, con diez puestos para los sanchistas y seis para los susanistas, pero el sector oficial de Vigo puso objeciones a que la encabezara Gonzalo Caballero, sobrino y rival político del regidor olívico.

De este modo, cualquier esfuerzo de integración fue inútil. El sector afín a Abel Caballero y Carmela Silva abandonó el congresillo sin votar, y la candidatura de 16 delegados encabezada por Gonzalo Caballero solo recibió 116 votos a favor de los 215 posibles. Muchos se marcharon y 26 votaron en blanco para dejar constancia de su malestar con la decisión adoptada.

La rebelión impulsa a Gonzalo Caballero y deja abierta la elección del liderazgo gallego

Hay dos claros ganadores de los congresos provinciales, los llamados congresillos, celebrados el fin de semana para elegir a los 56 delegados gallegos que participarán dentro de tres semanas en el congreso federal. Una de ellas es la ourensana Rocío de Frutos, diputada en el Congreso, la única gallega que votó no en la investidura de Mariano Rajoy y acompañó a Pedro Sánchez en varios actos de su campaña de primarias. Y el otro es el economista vigués Gonzalo Caballero, que aparte de liderar la lista de 16 delegados de la provincia de Pontevedra -donde no habrá representación alguna del alcalde de Vigo ni del sector de Susana Díaz-, también consigue colocar a varias personas afines en las listas de Lugo, como José Luis Díaz, o incluso A Coruña, caso de la barbanzana Teresa Porrit.

Plaza en la ejecutiva federal

Es por ello que Gonzalo Caballero es uno de los más serios aspirantes a alzarse con un puesto en la ejecutiva federal en representación del PSdeG, pues sobre el papel dispone de más brazos para dar la batalla por ello. También tiene opciones Rocío de Frutos, mientras que las de Pilar Cancela, delegada por A Coruña, quedan más diluidas por la falta de respaldo de su propia agrupación, la de Santiago.

El golpe de mano dado por las bases sanchistas también deja muy revuelto y abierto el escenario de cara a elegir el nuevo líder del PSdeG el próximo otoño. El nombre de Gonzalo Caballero se cita entre los más probables a dar el salto, pero a su lado figura con muchas opciones también el del presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, persona de la máxima confianza de Besteiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las bases sanchistas del PSdeG rompen las vías de integración tras las primarias