Educación extiende a 109 comedores las exigencias de calidad en los menús

El concurso de adjudicación del servicio rebaja el peso de la oferta económica

.

santiago / la voz

Mejor oferta económica, 45 puntos. Mayor rotación y variedad de los menús, hasta 20 puntos. Más personal de apoyo y atención, un máximo de 20 puntos. Cinco puntos por el uso de productos lácteos de origen gallego y otros 10 por entregar un 5 % más del número de menús que corresponde servir cada día, 10 puntos. Es, a grandes rasgos, el baremo de la adjudicación del servicio en 109 comedores escolares dependientes de la Consellería de Educación, que con este concurso extiende las exigencias en la calidad de los menús que ya se aplicaban a una veintena de centros.

El cambio en los criterios de adjudicación llegó después de que la consellería anulase el contrato con dos empresas de cátering ante la mala calidad de los menús que estaban sirviendo a más de 2.800 escolares de una veintena de centros de la comunidad. Menús que preparaban en Málaga y que luego trasladaban a Galicia. Esa es, precisamente, una de las exigencias que se ha introducido en el pliego de condiciones de la concesión. Cuando no utilicen las propias cocinas del centro, la adjudicataria debe acreditar ante la Administración que las instalaciones en las que se preparan los menús están a menos de 200 kilómetros de distancia del colegio señalado como referente en cada uno de los 24 lotes que ahora salen a concurso. Además, debe proporcionar a los centros el material necesario para calentar, regenerar o refrigerar los platos si es necesario.

También se ha reducido el peso de la oferta económica a la hora de seleccionar a la empresa adjudicataria. Ha pasado de suponer 50 puntos sobre los 85 que conformaban el baremo de la anterior licitación a suponer 45 sobre cien. El resto de la puntuación se otorga según mejoras que «perseguen unha maior calidade do servizo», según la Consellería de Educación, y que incluyen por ejemplo el uso de productos lácteos de origen gallego. El pliego también establece que la materia prima para preparar la comida de los escolares se adquirirá preferentemente en la comarca en la que estén situadas las dependencias en las que la firma elabora los platos.

Menús a un máximo de 5 euros

La Xunta también ha establecido un tope de 4 o 5 euros sin IVA por menú (dependiendo del lote) y además ha modificado el criterio de rotación de los mismos. Si antes la empresa encargada del servicio de comedor podía escoger la comida sobre una tabla de 40 opciones, ahora deberán elegir para cada una de las temporadas (otoño-invierno y primavera-verano) diez, quince o veinte menús fijos, que deberán servir sucesivamente, o lo que es lo mismo, no se podrá repetir el menú hasta que no se hayan servido todos los otros. A más variedad de menús más puntuación reciben las empresas en el concurso.

Los escolares comerán fruta -ni demasiado verde ni demasiado madura- cuatro veces a la semana, verdura y hortalizas tres veces por semana, arroz, pasta, pescado y carne dos veces a la semana y legumbres y postres lácteos una vez por semana. Unas frecuencias que se cumplen relativamente, según un informe de la Consellería de Sanidade sobre los menús del pasado curso. Hay demasiada carne y menos fruta de la recomendada, mientras que cumplen con las recomendaciones de precocinados (menos de una ración a la semana) y de legumbres.

Beneficiarios

Veinticuatro lotes

Más de 11.000 alumnos. De este contrato de 24 lotes para el próximo curso, que puede ser prorrogado, se beneficiarán más de 11.000 escolares de las cuatro provincias, según los datos que se ofrecen de cada lote en el pliego de condiciones.

Recomendaciones

Primero

Un primer plato en el que alternen verduras, legumbres, arroz o pasta. Se debe potenciar el consumo de potajes en los que se combinen estos productos.

Segundo

Un segundo plato que se base en carne magra, pescado o huevos, acompañados con guarnición de verduras, arroz, patata o pasta. Hay que potenciar el consumo de pescado.

Postre

Para el postre se debe ofrecer sobre todo fruta fresca y, con menor frecuencia, derivados lácteos como queso o yogur. Se puede también dar combinados de frutas y derivados lácteos: fresas con yogur o con zumo de naranja, batidos naturales de frutas con leche... Se aconseja minimizar el uso de otros derivados lácteos, como la nata o la mantequilla. Una vez al mes se pueden permitir postres algo especiales, como flan, cremas o los dulces de carnaval.

Bebidas

Las raciones de pan y de agua deben estar siempre presentes en el menú de un comedor escolar. Hay que tener cuidado con la leche: no es recomendable acompañar el menú con un vaso de leche.

Grasas

Se recomienda como aceite de elección principal el de oliva, aunque el aceite alto oleico es también una buena opción. Hay que tener en cuenta que, si se usa de semillas o girasol, no es recomendable someterlo a altas temperaturas de fritura.

Votación
4 votos
Comentarios

Educación extiende a 109 comedores las exigencias de calidad en los menús