Cien conductores gallegos están en la cárcel cumpliendo condenas de tráfico

Son infractores multirreincidentes, en la mayoría de los casos por conducir bajo los efectos del alcohol o sin carné


redacción / la voz

A finales de marzo había 107 conductores gallegos cumpliendo penas de prisión tras haber sido condenados en firme por delitos relacionados con el tráfico y la seguridad vial. Una gran parte fueron encarcelados por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y por circular sin carné, pero otros muchos han sido condenados como causantes de accidentes mortales. En este tipo de condenados se repite la circunstancia de que son reincidentes, ya que antes de la privación de libertad fiscales y jueces suelen optar por penas de multa o de trabajos en beneficio de la comunidad. «Solemos pedir la prisión cuando un conductor es reincidente y tiene tres o más condenas», explica Carlos Gil, fiscal delegado de seguridad vial de Galicia.

La cifra de condenados por delitos de tráfico en Galicia se mantiene cada año en torno al centenar, asegura Carlos Gil. Pese a que la cifra es llamativa, lo cierto es que el número de conductores encarcelados representa un porcentaje muy pequeño en el conjunto de las condenas por delitos contra la seguridad vial. El año pasado, por ejemplo, los jueces gallegos dictaron casi siete mil sentencias condenatorias por delitos cometidos durante la conducción.

Los delitos de tráfico por los que un conductor puede terminar en la cárcel, generalmente en caso de reincidencia, son la conducción con una tasa de alcohol superior a 0,60 en la prueba de aire, o bajo la influencia de las drogas, ambos delitos castigados con una pena de entre 3 y 6 meses de prisión; la negativa a la realización de esas pruebas (de 6 meses a 1 año de cárcel); la conducción sin carné (3 a 6 meses); la conducción temeraria con peligro para la vida de las personas (de 6 meses a 2 años, que puede ser de entre 1 y 5 años de prisión si además hay desprecio para la vida de los demás).

El fiscal de seguridad vial de Galicia señala que además de la prisión en supuestos de reincidencia, también hay ocasiones en las que la pena de cárcel se sustituye por la incautación del vehículo, que la ley considera instrumento para cometer el delito. El año pasado se ordenó decomisar el coche en cerca de 40 casos. El comiso del vehículo se aplica sobre todo cuando los infractores reincidentes otro tipo de pena no parece haberles hecho ningún efecto, ya que siguen conduciendo pese a que les ha sido retirado el carné o se ponen al volante con elevadas tasas de alcoholemia. En esos casos, la retirada del coche se presenta como una de las medidas más efectivas a juicio de los expertos en seguridad vial.

El ministro Zoido preside el Consejo de Tráfico que trabaja en la reforma de la ley

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, presidirá hoy el pleno del Consejo Superior de Trafico, el órgano consultivo y de participación de la Dirección General de Tráfico. Esta reunión se considera el punto de partida para el inicio de la reforma de la Ley de Tráfico que pretende realizar el actual Gobierno y en la que ya están trabajando varios equipos dentro del seno de la DGT.

En esa anunciada reforma hay varios aspectos que la DGT quiere modificar. Uno de ellos hace referencia al sistema de sanciones del carné por puntos ya que está previsto el endurecimiento de algunas infracciones, en especial las relacionadas con las distracciones, como por ejemplo el uso del teléfono móvil. Pero además, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ya advirtió de que la DGT está estudiando implantar la tasa cero de alcohol para el caso de los conductores profesionales y de los noveles que carecen de experiencia al volante. Esa modificación podría incluir también una rebaja en el límite de alcohol para el resto de los conductores.

En el pleno del Consejo Superior de Tráfico participan, además de organismos e instituciones pertenecientes a la Administración del Estado, representantes de las comunidades autónomas y de la local, así como organizaciones profesionales, económicas y sociales. Los objetivos del Consejo son impulsar y mejorar el tráfico, la seguridad vial y la movilidad sostenible, y promover el acuerdo y la colaboración entre las distintas Administraciones públicas y entidades que desarrollan actividades en el ámbito de la seguridad vial.

Sin carné los reincidentes

La DGT ya anunció el pasado día 10, durante la comisión sobre seguridad vial y movilidad sostenible, que se tomarían medidas urgentes de prevención y vigilancia con el fin de evitar más muertes en las carreteras, sobre todo de ciclistas, aunque también se anunciaron otras medidas de carácter general como la retirada del carné a los conductores que den positivo dos veces en un plazo de dos años en delitos por alcohol o drogas. El director de la DGT avanzó también que entre estas medidas puede estar la eliminación de manera progresiva de los exámenes teóricos en papel para obtener el permiso de conducir, así como la instalación de inhibidores de frecuencia para evitar que los alumnos copien durante las pruebas.

Pocos infractores en situación de prisión provisional

El conductor que mató en un atropello al policía local de Carballo fue enviado a prisión provisional tras comparecer ante la jueza de guardia, adonde llegó esposado y custodiado por dos guardias civiles. Permanecía detenido desde el momento del atropello mortal y después de dar dos elevados positivos (0,91 y 0,94) en las pruebas de aire que le hicieron los agentes en el mismo lugar del atropello. Hay más casos como este, que cumple con las premisas necesarias para que la fiscalía solicite la prisión provisional y que la jueza la adopte, porque la pena a la que se puede enfrentar (homicidio imprudente en concurso con conducción alcohólica) supera los dos años de prisión, y porque, entre otras cosas, probablemente habría riesgo de que volviese a conducir.

Pero lo cierto es que son muy pocos los casos en los que se decreta la prisión provisional por delitos contra la seguridad vial. De hecho, en la mayoría de las ocasiones ni siquiera suele haber detención, «entonces mucho menos va a haber prisión», explica el fiscal Carlos Gil. Aunque es distinto en casos como el de Carballo, en los que hay una reincidencia con una condena anterior y con elevadas tasas de alcoholemia en ambas ocasiones.

El problema de los reincidentes en delitos contra la seguridad vial preocupa mucho a las autoridades por el riesgo que supone la presencia en la carretera de conductores que circulan bajo la influencia del alcohol o de drogas.

La Fiscalía de Seguridad Vial de Galicia ha formado a un grupo de unos 40 policías locales y guardias civiles que son criminólogos para que elaboren perfiles criminológicos de ese tipo de infractores reincidentes. Se trata de un equipo de agentes que estarán dedicados a la investigación de delincuentes viales para conocer y analizar cuáles son sus circunstancias para poder ajustar la condena a su situación personal y social.

Estos policías trabajarán con conductores para los que las penas impuestas (con tres o más condenas de tráfico en los últimos cinco años) no han sido eficaces y que siguen al volante tras haber cumplido con la Justicia. Tras elaborar el perfil, los agentes emitirán un informe que permitirá a los fiscales realizar una petición de pena más adecuada, que puede ir desde seguir un tratamiento médico hasta la retirada del carné durante determinados espacios de tiempo, por ejemplo los fines de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cien conductores gallegos están en la cárcel cumpliendo condenas de tráfico