Los partidos analizan los datos del sondeo con cautela por la corrupción, las primarias socialistas y la elevada abstención

Reconocen que «marca unha tendencia» que les servirá para analizar la gestión municipal y para planificar la campaña electoral

.Tellado reconoce que la encuesta no se hizo en el mejor momento para su partido
Tellado reconoce que la encuesta no se hizo en el mejor momento para su partido

santiago / la voz

Los líderes de los partidos políticos gallegos coinciden a la hora de analizar «con cautela» los resultados de la encuesta de Sondaxe porque hay datos determinantes, como las primarias socialistas, la corrupción o la elevada abstención, que pueden modificar los resultados. Con una disimulada decepción los que más pierden y una menos contenida alegría los que salen bien parados, todos ellos reconocen que «marca unha tendencia» que les servirá para analizar la gestión municipal en el gobierno o en la oposición en los dos años que quedan de mandato y para planificar la campaña electoral.

La marca PP

El secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, reconoce que no se hizo la encuesta en el mejor momento para su partido, «porque la marca PP ha tenido un desgaste de imagen por los casos de corrupción». Pero aun así, Tellado se queda con la parte positiva y llama la atención sobre el hecho de que, en la única ciudad gallega en la que gobiernan, Ourense, «nuestro alcalde aprueba y sube un concejal, lo que demuestra que donde nos dan la oportunidad de gobernar, los vecinos están satisfechos». En todo caso es «la foto fija de un momento que nos indica que no tenemos tiempo que perder y debemos seguir trabajando en la renovación del partido -un proceso que ha puesto en marcha la dirección gallega- concienciados en que no hay un solo segundo que desperdiciar para revertir las encuestas». Y recuerda que antes de las autonómicas «se decía que el PP no volvería a gobernar en Galicia y después Feijoo revalidó la mayoría absoluta».

Más satisfecho se mostró el líder de En Marea con los resultados de la encuesta, sobre todo, los de las ciudades donde alcanzaron las alcaldías. Luís Villares utilizó también el argumento de que «onde temos a posibilidade de gobernar non defraudamos», lo que a su entender significa que la gente «valida o cambio, o discurso da dignidade e a xustiza social que levan a cabo os concellos das mareas; a xente confía en nós». Cree que ahora les queda por delante «un esforzo aínda maior para chegar a todo o mundo e que se visualice o noso traballo».

Las primarias del PSOE

También al PSdeG le sirvió el argumento del premio al que gobierna. Lo utilizó la presidenta de la gestora para destacar los buenos resultados obtenidos en Vigo y en Lugo. Pero Pilar Cancela no obvió el momento delicado que están atravesando los socialistas, en pleno proceso de primarias. Por eso dijo que «onde non gobernamos temos o reto de artellar equipos e proxectos para recuperar a confianza e que se resolva dunha vez o proceso interno tanto en España como en Galicia, que será a fin de ano, porque a partir de aí teremos que traballar en clave municipal».

La lectura de los nacionalistas es distinta. A entender de su secretario de Comunicación, Xavier Campos, la encuesta «confirma a paulatina recuperación do BNG nas sete cidades, con datos moi positivos para nós pola entrada en Ourense e en Vigo; a nivel global gañamos tres concelleiros e mantemos a alcaldía de Pontevedra». Significa, además, un espaldarazo a Ana Pontón que le da al Bloque fuerza «porque queda moito traballo por facer e hai que perfilar os equipos para afianzar a tendencia á alza».

Votación
2 votos
Comentarios

Los partidos analizan los datos del sondeo con cautela por la corrupción, las primarias socialistas y la elevada abstención