Schengen, la libertad de movimiento sacrificada por la seguridad

La libre circulación puede suspenderse siempre que haya una amenaza o situación justificada de carácter previsible, pero durante un período de tiempo limitado


redacción / la voz

No es la primera vez que un Estado suspende el acuerdo de Schengen y la libre circulación de personas. Sucedió tras graves atentados terroristas y, en el país vecino, ya se reactivaron los controles fronterizos durante la Eurocopa del 2004 y la cumbre de la OTAN de Lisboa en el 2010. Los Estados, por tanto, pueden suspender estos derechos ante una amenaza justificada.

¿Qué es el acuerdo de Schengen?

La supresión de los controles fronterizos interiores en 26 países europeos es quizás uno de los valores más apreciados por los ciudadanos europeos. La idea original surgió en 1985, aunque no entró en vigor de forma general hasta diez años después. España se adhirió en 1991. Aunque en realidad es uno de los puntos de apoyo de la política de la Unión Europea, hay países miembros que no están incluidos en este espacio en todos sus términos (Irlanda, Reino Unido, Rumanía, Chipre, Croacia y Bulgaria). En cambio, hay naciones no integradas en la UE que sí están en Schengen, como Islandia, Suiza o Noruega.

¿Puede suspenderse la libre circulación?

Sí, siempre que haya una amenaza o situación justificada de carácter previsible, pero durante un período de tiempo limitado, no superior a 30 días a no ser que la amenaza sobrepase ese plazo. En ese caso se pueden renovar los controles por períodos de 30 días. Portugal ha limitado los controles fronterizos a cuatro jornadas completas, sin prórroga posible.

¿Siguió Portugal el protocolo establecido?

Sí. Fuentes de la delegación de la Comisión Europea en Madrid confirman que las autoridades portuguesas notificaron hace unas semanas su intención de reintroducir los controles temporales en la frontera con España, argumentando que esperaban la llegada de miles de personas para los actos organizados en Fátima y la visita del papa, en un contexto, además, de amenaza terrorista. En esta comunicación a la Comisión Europea, los países que pretenden restablecer los controles fronterizos deben motivar el restablecimiento de estas medidas, especificar las fechas y la duración, y las acciones que deben tomar el resto de los Estados miembros, en este caso España. La Comisión Europea, con todos estos datos, emite un dictamen, que puede someterse a consulta con el Estado que prevé restablecer los controles y el resto de los países miembros, con el objeto de examinar la proporcionalidad de estas medidas. Es evidente que en el caso de Portugal la petición fue aceptada.

¿Se pueden cerrar pasos fronterizos?

El código de fronteras Schengen parece que permite esta posibilidad, aunque no queda del todo claro. En la información que tiene que proporcionar el país que desea restablecer el control sobre la circulación de personas debe figurar «la denominación de los pasos fronterizos habilitados», abriendo la posibilidad a que se restrinjan los puntos de paso para realizar un control más efectivo de las personas que deseen entrar en el país, que deberán llevar su documento nacional de identidad o el pasaporte.

Una reciente modificación del reglamento obliga a los países integrados en el espacio Schengen a reforzar los controles de las fronteras exteriores, consultando las bases de datos existentes, como el Sistema de Información de Schengen (SIS) y la información de Interpol, para evitar la entrada de personas que representen una amenaza para la seguridad interior o la salud pública.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Schengen, la libertad de movimiento sacrificada por la seguridad