Villares reprende a Ferreiro por criticar en público el rumbo de En Marea

Subraya que esos comentarios deben hacerse en espacios «onde son eficaces»


santiago / la voz

Las relaciones entre el alcalde de A Coruña y el líder de En Marea hace tiempo que no son buenas, pero sus diferencias no se hicieron públicas hasta que se nombró la coordinadora con la que discrepan los más críticos con la hoja de ruta de Villares. Ya entonces Xulio Ferreiro manifestó su oposición a la directiva y este fin de semana reiteró esas críticas en una entrevista radiofónica en la que el regidor herculino criticaba el rumbo de En Marea y decía que «algo non se está facendo ben» porque se había abandonado el «espírito de confluencia» para apostar por «unha liña máis tradicional».

La respuesta de Luís Villares deja claro que hay dos modelos de partido enfrentados dentro de En Marea, porque si bien el líder de la formación le dio la razón a Ferreiro en que «queda moito por facer», también recordó que tres meses atrás «practicamente En Marea como organización non existía e agora xa ten órganos de dirección».

Y en esos órganos es donde cree Villares que se deben dar discusiones de ese tipo. Es decir, en el consello das mareas y en los plenarios, en una estructura similar a la de los partidos clásicos, que es precisamente lo que critica Xulio Ferreiro y quienes como él apuestan por un modelo más rupturista y movilizador, como Yolanda Díaz, Eva Solla, Jorge Suárez o Antón Sánchez.

Además de recordarle a Ferreiro que hay órganos internos en los que mantener esas discusiones, Villares adelantó que el partido sigue trabajando en la creación de esa estructura que permitirá una mayor comunicación con las mareas municipales, algo que «é fundamental». Con ese objetivo están «desenvolvendo equipos de traballo que nos permitirán ofrecer en breve servizos ás mareas locais, apoio técnico e político para desenvolver o seu traballo e unha interacción que antes non existía».

¿Es eso suficiente? El líder de En Marea reconoce que no, «pero construír da nada non sempre é fácil, e nese esforzo político estamos todos implicados». No obstante, reiteró que compartía con Xulio Ferreiro «a inquedanza» de que «queda moito por facer e todos temos moito que aportar».

Frescura

En relación con la «frescura» que Ferreiro echa de menos desde que, a su entender, se apuesta por una línea más tradicional en el partido, Villares volvió a emplazar a quienes tengan alguna crítica a hacerlo dentro de los espacios orgánicos de En Marea, porque «é o que facemos habitualmente».

El portavoz de la formación espera que «a frescura asolague en cada un deses encontros». Además, no tiene previsto hablar con Ferreiro para pedirle que rebaje el tono de sus declaraciones públicas porque «o importante é que os comentarios se fagan onde son eficaces».

En el último consello das mareas hubo importantes ausencias, lo que puede estar relacionado con la intención de los críticos de dar la batalla en el plenario.

Movimientos estudiantiles y organizaciones juveniles, contra «el control» del portavoz

Desde que hace un mes se nombró la coordinadora de En Marea, el partido vive una calma tensa salpicada de vez en cuando por declaraciones como las que hizo Xulio Ferreiro este fin de semana. Los críticos con la elección de este órgano y con su representación ya advirtieron que el foro en el que harán valer sus tesis será el plenario que se celebrará a mediados de julio, porque en él tienen voz todos los adscritos y se marcará la hoja de ruta que deberá seguir el partido.

Para calentar motores y tomar posiciones respecto a esa cita, ya se están dando algunos movimientos. Entre ellos, la movilización de los más jóvenes. Movimientos estudiantiles y organizaciones juveniles que comparten las tesis de los críticos están manteniendo reuniones con la finalidad de crear estructuras al margen «do control da coordinadora» y con el objetivo de dejar claro en el plenario de julio que el problema interno que vive el partido tiene que ver «coa confrontación de dous proxectos políticos distintos».

Con ese fin se ha creado el Proceso 1 de Maio, que pondrá en marcha asambleas abiertas en distintos puntos de Galicia para aglutinar a jóvenes «que non se sintan cómodos» en las organizaciones juveniles que apoyan a En Marea. Además, esta semana mantendrán una reunión en la plaza compostelana de Mazarelos. Según Europa Press, forman parte de la misma movimientos estudiantiles como Anega, jóvenes de Anova y de Podemos o miembros de mareas locales de A Coruña, Vigo, Carballiño o Noia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Villares reprende a Ferreiro por criticar en público el rumbo de En Marea