Yolanda Díaz trata de enfriar las críticas de Beiras, que la acusó de traición

Tampoco quiso incidir en los desencuentros en el proceso de formación de En Marea que EU recoge en los documentos que se presentarán a la asamblea


santiago / la voz

Yolanda Díaz, que ayer dio a conocer en Santiago el proceso para la próxima asamblea de Esquerda Unida en la que ella dejará de ser coordinadora tras doce años en el cargo, no quiso alimentar la polémica surgida en los últimos días después de que Xosé Manuel Beiras la acusara de traición y evitó, en su comparecencia, nombrar al líder nacionalista. Tampoco quiso incidir en las críticas al proceso de formación de En Marea que EU recoge en los documentos que se presentarán a la asamblea. Dijo que las diferencias internas «non teñen interese» y que, pese a las tensiones, «En Marea está viva» y tiene por delante «un tempo fermosísimo» en el que va a estar EU.

Yolanda Díaz dijo que lo importante en política no son las personas, que lo que a los ciudadanos les importaba era el trabajo y el paro. «O resto somos pezas que cambiamos».

Respecto a la creación junto con Beiras de AGE en el año 2012, dijo que fue «unha grandeza» y «un tremendo acerto» al apostar varias formaciones por la unidad. No negó las diferencias en el seno de En Marea, pero dijo que entraban en la normalidad de los procesos políticos, donde hay «multitude de crises, conflitos, contradicións e ata camiños tortuosos».

La asamblea

Rubén Pérez, secretario de organización de EU, no escatimó elogios a la labor de Yolanda Díaz en unos años en los que, aseguró, había aumentado la militancia, de ahí que ambos dirigentes coincidieran en que la organización estaba consolidada. La asamblea será el 3 de junio y todos los militantes podrán presentar propuestas y documentos políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Yolanda Díaz trata de enfriar las críticas de Beiras, que la acusó de traición