Susana Díaz llama a la «fraternidad interna» para levantar de nuevo el PSOE

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Carga contra el líder de Podemos desde A Coruña por interferir en las primarias

29 abr 2017 . Actualizado a las 11:30 h.

A diferencia de Pedro Sánchez o de Patxi López, que ya pisaron dos veces tierras gallegas en su carrera por hacerse con las riendas del PSOE, la presidenta andaluza, Susana Díaz, demoró mucho más su visita a Galicia. «Es que todavía no soy candidata», se excusó anoche en A Coruña, sino tan solo una precandidata, eso sí, que está decidida a alzarse con la mayoría de los avales de los militantes y ganar las primarias de mayo. Ayer los empezó a pedir directamente en un periplo que inició con una visita al monolito erigido en Ferrol a Pablo Iglesias, fundador del PSOE y de la UGT, y que prosiguió en el Palexco coruñés, donde lanzó un incisivo llamamiento a recuperar la «fraternidad socialista» y el respeto entre compañeros para poder levantar el PSOE y volver a transformar el país.

En el acto ofrecido en A Coruña reunió en torno a 300 personas, entre las que había históricos socialistas, como Fernández Moreda o el exalcalde Francisco Vázquez, así como diputados como Ricardo García Mira y Begoña Rodríguez Rumbo, exdiputados como Sánchez Bugallo, Lage Tuñas o Marisol Soneira, y también las secretarias locales de Ferrol y A Coruña, Beatriz Sestayo y Mar Barcón, o el exministro Francisco Caamaño.

En la reunión Díaz combinó la emotividad con el tono mitinero para resaltar la tradición del PSOE y los valores que siempre ha defendido -la libertad, la igual de oportunidades y la solidaridad- y enfatizar la «responsabilidad» que supone para ella el intentar estar a la altura. Y primer mensaje que lanzó en los dos actos que ofreció ayer tenía un común denominador, que consiste en reivindicar la unidad interna del PSOE. «Vamos a reforzar la fraternidad socialista, la que nos ha traído hasta aquí, vamos a respetar a los compañeros», manifestó la aspirante andaluza, arguyendo que era una condición indispensable para poder «levantar el PSOE para levantar España».