En Marea decide este domingo si se adapta al partido clásico o se decanta por una línea radical

Las dos corrientes miden sus fuerzas en un consello en el que no se sabe si se elegirá al líder


santiago / la voz

A diferencia de lo ocurrido este sábado en el seno de Anova, que apostó por Antón Sánchez como líder en sustitución de Beiras, nadie sabe cómo acabará la reunión que esta tarde mantendrán los 35 miembros del Consello das Mareas, dado que la sesión será un pulso entre dos corrientes que se debaten desde hace tiempo en el nuevo partido, y del resultado de esa contienda depende que la cita se cierre con el nombramiento de un líder o que se siga dilatando la elección de portavoz.

El debate va más allá de si Villares sí o Villares no. En realidad, quienes han hecho lema de la «unidade popular» discuten desde hace tiempo si establecer sus bases a la manera de los partidos clásicos, utilizando las instituciones para cambiar políticas y realidades, o si optar por una línea rupturista dando más protagonismo a las bases y a la movilización ciudadana. La primera corriente la encabezaría Luís Villares, que cuenta con el apoyo de los independientes y de buena parte de Anova, además de los de Cerna. La segunda, la lideraría Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña, y miembros de algunas mareas locales, con el apoyo de Esquerda Unida.

No es casualidad que dos días antes de la cita, Antón Dobao, de Anova, haya hecho público un escrito que lleva por título En marea é unha encrucillada y en el que lanza la siguiente reflexión: «Non tería sentido terminar onde se empezou, nunha organización clásica que reproducise todo aquilo que se impugnou, que abandonase a necesidade mesma da transgresión». Tampoco lo es que nada más ser nombrado portavoz de Anova, Antón Sánchez haya dicho lo siguiente ante los medios de comunicación: «Fronte a quen quere normalizar a situación política despois dos convites electorais, nós dicímoslle que non se pode normalizar mentres se manteñan as políticas que infrinxen sufrimento á maioría social». Mensajes todos ellos internos con una finalidad clara, preparar el terreno para la reunión de este domingo en la que En Marea decidirá si adopta el modelo clásico de los partidos políticos o apuesta por una línea rupturista.

En realidad, las dos corrientes apelan a las bases, aunque con un mensaje diferente. La línea más radical llama la atención sobre la escasa participación de los adscritos en la elección del consello das mareas -1.500 personas- frente a la efervescencia de las mareas locales en las elecciones municipales, y advierte sobre el descontento de las bases. El sector oficial, con Luís Villares al frente, no renuncia a esas bases; de hecho, está en marcha la reactivación de las mareas locales y el magistrado en funciones suele subirse al coche todos los fines de semana para recorrer Galicia y reunirse con las distintas confluencias de En Marea.

Sumar afinidades

El resultado del consello das mareas que se celebra este domingo, una de las citas más importantes a la que se enfrentan los impulsores de la nueva política en Galicia, depende en buena medida de las matemáticas. Luís Villares cuenta con el apoyo de las listas alternativas a la que él encabezó para el consello das mareas, pero no con el de la suya propia, dominada por la Marea Atlántica y por algunos críticos de Anova. Así las cosas, el resultado depende de lo que decidan los de Podemos y algún otro miembro del consello que no se postula claramente por ninguna de las dos tendencias.

Si triunfa la tesis oficial, es posible que Villares sea nombrado portavoz esta misma tarde. De no ser así, no se descarta que Beiras, libre ya de sus obligaciones en Anova, acepte ese cargo como único candidato de consenso, aunque el histórico líder nacionalista ya dijo en varias ocasiones que su apuesta seguía siendo Villares.

Sánchez es portavoz y habrá un área de Rebelión Cívica

Antón Sánchez fue nombrado ayer portavoz de Anova en la primera reunión de la coordinadora renovada días antes en Pontevedra. En el encuentro fueron elegidos los 13 miembros de la permanente -la ejecutiva del partido- y las diferentes áreas de trabajo, entre las que destaca la de Rebelión Cívica, de la que se responsabilizará Brais Borrajo y que tendrá como finalidad «a conexión cos movementos sociais», dijo Antón Sánchez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

En Marea decide este domingo si se adapta al partido clásico o se decanta por una línea radical