El hombre que acumula dos imputaciones por accidentes

Cortabitarte, relevado de su cargo semanas antes del siniestro, también está investigado por una colisión en Arévalo

.

redacción / la voz

Es evidente que tener la responsabilidad de la seguridad en la circulación en el ADIF es una patata caliente. Es bastante probable que el responsable de este ámbito sea el primero en ser señalado cuando hay un accidente ferroviario, de ahí la costumbre de los presidentes del administrador ferroviario de delegar todas estas responsabilidades en el director de Seguridad en la Circulación. Alegan que es un cargo eminentemente técnico, alejado muy a menudo de la formación y los conocimientos de los sucesivos presidentes del ADIF, cargos políticos de confianza especializados, por lo general, en la gestión económica.

Andrés María Cortabitarte no parece un tipo que se amilane ante la carga de esa responsabilidad. Lo demostró recientemente cuando declaró como experto en seguridad ferroviaria y perito en la reapertura de la comisión de investigación por el accidente del metro de Valencia, otro descarrilamiento que en julio del 2006 provocó 43 muertos. Habló muy claro, como esas personas que disponen de un caparazón que los aíslan del dolor de fondo, en un caso donde también había una curva y una ausencia de medidas paliativas para encauzar posibles errores humanos.

El café y el azúcar

«Todos los accidentes son evitables a posteriori. De todos aprendemos», dijo entonces. A la pregunta de si la seguridad en ese punto del metro era mejorable, respondió con cierto cinismo: «Si ponemos más azúcar en el café siempre será más dulce». Y a continuación añadió: «No me cabe en la cabeza que si en un tramo es previsible un accidente nadie ponga los medios para evitarlo [...]. Si a mí me denuncian un punto negro, claro que lo protejo».

Según el juez, el aviso del punto negro, en el caso de Angrois, estaba en el registro de riesgos que le trasladaron las empresas que instalaron la seguridad y la señalización en la línea. Aunque también hubo un aviso posterior, el del jefe de maquinistas de Ourense, José Ramón Iglesias Mazaira, que se quejaba de la falta de medidas de seguridad en la curva, pero nadie atendió su aviso.

Ahora el juez le recrimina no haber echado más azúcar a ese café de Angrois, y le imputa 80 homicidios imprudentes. No es la única causa en la que Cortabitarte está siendo investigado. También le responsabilizan del accidente ferroviario de Arévalo, donde la colisión de dos trenes de mercancías causó la muerte de un maquinista el 26 de marzo del 2010. En este caso se le acusa de permitir pruebas en las instalaciones de señalización del enclavamiento de Arévalo mientras los trenes estaban circulando. Esto provocó un error en la señal -que estaba en verde, vía libre- y no avisó por tanto al maquinista de que había otro tren en la misma vía.

Cortabitarte fue el responsable de la seguridad ferroviaria desde el 2006 hasta el 2013 y ahora es subdirector de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la empresa pública, pues fue cesado un mes antes del accidente de Angrois. En su mano está ahora aclarar por qué no se protegió este punto negro y por qué autorizó en junio del 2012 la desconexión del ERTMS embarcado en el Alvia sin atender a las recomendaciones del fabricante.

Tercer intento para encontrar responsables en la Administración

El juez Luis Aláez, el primer instructor de la causa, tuvo siempre claro que en el accidente del Alvia existían responsabilidades más allá del maquinista. Así, en agosto del 2013, imputa a seis cargos técnicos señalados por el propio ADIF, los únicos que han declarado como imputados hasta el momento. Más adelante decide imputar a todas las personas (21 en total) que formaron parte de los consejos de administración del ADIF que tuvieron algo que ver con la línea. Todas estas imputaciones fueron levantadas por la Audiencia de A Coruña, al igual que la última tanda de imputaciones, decidida en el 2014, donde se incluía como imputado a Cortabitarte y a otras once personas que estaban en el consejo cuando se puso en marcha la línea.

Votación
6 votos
Comentarios

El hombre que acumula dos imputaciones por accidentes