Más de 300 gallegas renunciaron en un año a declarar contra su maltratador

El 65 % de las víctimas de violencia machista deciden no presentar denuncia

.

redacción / la voz

El caso de la mujer de Lugo que esta misma semana decidió no presentar denuncia contra su expareja pese a que una cámara de la comisaría grabó cómo la agredía no es ni mucho menos una excepción. Entre octubre del 2015 y octubre del 2016 se presentaron en Galicia 5.524 denuncias por violencia doméstica. En 311 de ellas, las víctimas renunciaron a declarar contra su maltratador. Es un porcentaje del 5,6 %, que sin embargo es menor que el registrado en el conjunto de España, donde la cifra de mujeres que decidieron no seguir adelante con el proceso durante ese mismo período fue del 12,6 % -17.901 víctimas renunciaron a declarar de un total de 142.343 denuncias presentadas en un año, según los datos estadísticos del Consejo General del Poder Judicial-. De todos modos, eso no significa que la denuncia se frene, puesto que la Justicia sigue actuando de oficio.

Muchas mujeres deciden no seguir adelante con la vía judicial. Pero son todavía más las que ni siquiera llegan a denunciar su situación. Según la última Macroencuesta de Violencia contra la Mujer, referida al año 2015 y realizada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, un 65 % de las mujeres que sufren violencia física, sexual o miedo a su pareja no han acudido a los juzgados ni a la policía a denunciar su situación. Esto significa que dos de cada tres mujeres que sufren violencia por parte de sus parejas o exparejas no toman medidas legales.

Tampoco todas las denuncias que llegan a las comisarías o a los juzgados lo hacen a través de las propias víctimas. Según esa misma macroencuesta, el 20 % de ellas son presentadas por familiares de las víctimas o llegan por otros cauces, como los hospitales en caso de que haya lesiones, mientras que el 78 % son presentadas por la propia víctima.

Por edades, son las mujeres de entre 45 y 54 años las que más denuncian, y sin embargo son las más jóvenes, de entre 16 y 24 años, y sobre todo las de mayor edad, de más de 75, las que menos lo hacen. Frente a lo que cabría esperar, tampoco las mujeres con formación universitaria son las que más acuden a los juzgados. De hecho, junto a las víctimas sin estudios son las que menos lo hacen. En relación con el lugar en el que viven, las mujeres que residen en entornos rurales recurren menos que las de las ciudades a la policía o a los juzgados para frenar una situación de violencia doméstica. Y en lo relativo a la actividad, son las estudiantes, jubiladas o pensionistas que no han trabajado con anterioridad, así como las mujeres que realizan trabajo doméstico no remunerado, las más reacias a presentar denuncia.

Los motivos que llevan a las mujeres a no denunciar a sus maltratadores son muy diversos, pero según la macroencuesta destaca uno sobre todas las demás: el 44 % de las víctimas consideran que el episodio sufrido no tuvo importancia. El 27 % no presentan denuncia por miedo o por temor a represalias. El 10 % carecían de recursos económicos propios y eso las llevó a no cortar con el maltrato, y el 9 % pensaron que la culpa de lo ocurrido era suya. El 8 % temían que no las creyeran si acudían a comisaría o al juzgado. Y el 7,4 % no querían que arrestaran a su pareja.

En el caso de las mujeres que presentan denuncia, un 14,7 % afirman que el agresor cambió de actitud y no volvió a maltratarla. En cambio, 36 de cada cien dicen que el hombre siguió comportándose de la misma manera pese a la denuncia y en el 28,3 % de los casos el comportamiento de los maltratadores empeoró tras la denuncia. En el 15,8 % de las ocasiones la relación había acabado antes de la denuncia, en el 50,2 % terminó a raíz de ella y en el 27,5 % de las ocasiones la relación continuó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Más de 300 gallegas renunciaron en un año a declarar contra su maltratador