Galicia recibe más jóvenes que los que se marchan, pero pierde universitarios

Desde el inicio de la crisis se han ido de la comunidad 103.092 residentes de 16 a 35 años y han llegado 110.968

.

Vigo / La Voz

Galicia es tierra de emigración. No puede considerarse de otra manera al observarse como en los ocho años de la crisis (2008-2015) se fueron de la comunidad 234.740 personas, prácticamente el diez por ciento de la población. Pero en ese mismo tiempo fueron 270.063 las que recalaron en alguna de las localidades gallegas para comenzar un nuevo proyecto vital. 35.323 personas a mayores que numéricamente neutralizaron el éxodo.

Los datos recopilados por los organismos estadísticos estatal y gallego apuntan a que el 2016 volvió a ser un año de más llegadas que salidas en Galicia, pero en los tres ejercicios anteriores no fue así. El saldo fue negativo, e incluso ya un año antes para las franjas de edad jóvenes, dentro de las laboralmente activas. Del 2012 al 2015 emigraron más residentes en la comunidad de entre 16 y 35 años que los que llegaron con las mismas edades.

Balance en positivo

La cuenta de ocho años de frenazo económico es en todo caso positiva para la llegada de jóvenes, tanto del extranjero como de otras comunidades: hubo 7.876 más que partidas. Pero la cualificación formativa de los que se fueron no es equiparable a la de los que llegaron. Galicia sí es claramente tierra de emigración de universitarios.

El Instituto Galego das Cualificacións, dependiente de la Consellería de Traballo, señala en su último informe sobre contrataciones que por cada universitario menor de treinta años que llegó a Galicia atraído por un contrato de trabajo, otros dos se marcharon a otra autonomía con un empleo ya firmado. Llegaron para trabajar 7.585 licenciados entre el 2008 y el 2016 y se fueron con la misma titulación y puesto asegurado 15.026. En paralelo y durante ese tiempo, encontraron trabajo en Galicia 80.838 jóvenes gallegos con carrera universitaria, mujeres en el 67 %.

Cae la atracción

Pero el comportamiento de emigración e inmigración juvenil no han seguido los mismos patrones. Se atrae casi a la mitad de los menores de 35 años que llegaron en el arranque del parón económico. Fueron 20.422 los inmigrantes jóvenes registrados en el 2008 y 11.112 los del último año de dicho ciclo. Al principio de ese período, los menores de 35 años que recalaron en Galicia representaban el 45,6 % de la inmigración a la comunidad gallega y acabaron siendo el 37,1 %.

La emigración de jóvenes se ha mantenido más estable, con alrededor de 13.000 marchas al año, aunque fluctuando entre representar el 49,3 % de los que se fueron de Galicia cuando despuntó la crisis a diez puntos menos siete años después.

Las salidas al extranjero de jóvenes fue cuatro puntos inferior a lo que se produjo entre todas las franjas de edad y por cada tres emigrados de Galicia, uno lo hizo a otro país y el resto a otra comunidad. En el caso de los jóvenes, hasta el 70 % optó por no salir de España cuando dejó atrás su casa.

Gallegos en el extranjero

El último recuento del censo exterior de España, el correspondiente al 2016, apunta que son 156.765 los gallegos de nacimiento que viven en otro país. Siete años antes, el mismo contingente estaba formado por 162.813 personas. Suiza, Argentina, Francia, Alemania y Venezuela son por ese orden los principales destinos de los emigrados que cuentan con edad de trabajar.

El 62 % de los que ahora viven en el extranjero tienen más de 65 años, once puntos más que en el 2009, lo que apunta al envejecimiento de la colonia que forman los gallegos que viven en otro país, pero que nacieron en su comunidad.

A ellos se suman 347.075 gallegos de adopción, que adquirieron la nacionalidad española como descendientes de emigrados, puerta que abrió especialmente para ello la Ley de Memoria Histórica.

La Xunta dedica 500.000 euros a formar a los emigrantes que decidan retornar

El Gobierno gallego activará este año un plan destinado a tratar de atraer a los emigrantes jóvenes para que terminen en la comunidad su formación y fijen su residencia en ella. La Secretaría Xeral de Emigración cuenta con medio millón de euros para dicho plan y se destinará principalmente a estudios con salida laboral en Galicia. La ayuda cubrirá los gastos de desplazamiento, matrícula, alojamiento y manutención, y la Xunta asegura que cada beneficiario contará con un itinerario personalizado para conseguir su entrada en empresas gallegas.

Para emprendedores

Cuarto año. Creada en el 2014, la Xunta abre de nuevo una línea de ayudas de hasta 8.000 euros para retornados que creen su propia empresa. Destina 150.000 euros y cifra en cincuenta los casos atendidos hasta ahora.

Ayudas extraordinarias

Emergencia. Para atender problemas encontrados en el retorno, la Xunta reserva 200.000 euros y se han beneficiado 270 familias.

Cheque bebé

15.000 solicitudes. Hasta el 10 de marzo no se cerrará el primer contingente de las familias que recibirán los 1.200 euros de la Tarxeta Benvida», pero las estimaciones de la Consellería de Política Social es que el primer grupo llegue a 15.000. La Xunta activó dicha ayuda para tratar de incentivar la natalidad y evitar la marcha de futuros padres a otras autonomías. Las casas nido (se abrirán 60); el bono concilia, para sufragar parte del coste de una plaza en escuelas infantiles privadas, o el bono coidado, para atender a pequeños en sus hogares, son algunas de las principales ayudas a la natalidad abiertas por la administración autonómica. 

Medio rural

Contra la despoblación. Para tratar de frenar la despoblación, la Consellería do Medio Rural destina este año 40 millones de euros para planes de mejora de explotaciones agrarias. Otros 20 millones se dedicarán a planes de incorporación de jóvenes a explotaciones agrarias con un compromiso de permanencia, y 5,5 millones más a crear empresas en el rural no vinculadas al sector agrícola o ganadero.

Votación
7 votos
Comentarios

Galicia recibe más jóvenes que los que se marchan, pero pierde universitarios