El temporal desborda ríos y provoca inundaciones en varios puntos de Galicia

Santiago, Ribadavia y Lugo, las zonas con mayor afectación por las intensas lluvias caídas en los últimos días


redacción / la voz

Las intensas lluvias caídas en Galicia durante los últimos días han provocado el aumento repentino del cauce de algunos ríos que, a pesar de estar en límites muy bajos por la sequía de los últimos meses, se han desbordado anegando las zonas próximas. Algunos cauces que hace apenas una semana presentaban preocupantes niveles de caudal, han multiplicado en pocas horas su capacidad.

Uno de los cauces afectados fue el del Tambre, que se desbordó en Pontemaceira, en el límite entre los concellos de Ames y Negreira, aunque al remitir ayer las lluvias no existe amenaza de que se inunden las viviendas del lado amiense, como ha ocurrido otros inviernos, informa Emilio Forján. Se da la circunstancia de que el Tambre, que abastece a Santiago y a los núcleos de población más importantes del área compostelana, presentaba el pasado fin de semana una escasez de caudal alarmante debido a la prolongada sequía.

En la provincia de Ourense, aunque el viento fue menos fuerte durante la madrugada del domingo, la lluvia fue la causante de diferentes destrozos, que afectaron sobre todo a Ribadavia. El regato Maquiáns, que desemboca en el Avia, se desbordó e hizo que cediera parte de la avenida Carballiño, afectando por la mañana al suministro de auga en algunas viviendas y a la circulación por la zona. Además, en A Veronza, los servicios de emergencia tuvieron que poner piedras y tierra para que el agua no atravesara un puente. En el resto de la provincia, así como en la capital, los trabajos para eliminar ramas y apuntalar tejados continuaron durante la jornada de ayer. 

Embalses

Pese a que el aporte de las lluvias ha sido notable durante estos días, los niveles en los embalses todavía están por debajo de lo normal. En Ourense, por ejemplo, están al 55,90 % de volumen; el lunes estaban al 49,73 %. Pero la la media histórica es de 71,89 % y el año pasado por estas fechas era del 85,64 %.

También se salió de su cauce el río Neira, en Maceda (Láncara) y anegó algunos prados cercanos. Se produjeron crecidas del cauce del río en Lugo, que dejaron ver una estampa típica de los inviernos más lluviosos en el paseo fluvial del Miño. Otras crecidas significativas se registraron también en el río Asma, en la zona de Tarrío (Chantada) y en el tramo urbano del río Cabe (Monforte), que apareció enlodado a causa del temporal.

La jornada transcurrió con menos incidencias que el día anterior, aunque con frecuentes episodios de retirada de árboles en toda Galicia, que ayer iba intentado recuperar la normalidad arreglando los desperfectos de este primer envite de los temporales de invierno. En el municipio de Sober está previsto que hoy se reanuden las clases en el colegio público, tras la reparación de la cubierta que levantó el viernes el viento. También ayer por la tarde fue reabierta al tráfico la carretera PO-534, entre Silleda y Forcarei, que había quedado cortada por la caída de una torreta de tendido eléctrico. El tráfico estaba desviado desde el viernes. 

Información elaborada por Ignacio Carballo, Cándida Andaluz, Luis Díaz y Marta Otero 

La inestabilidad se mantiene toda la semana, salvo una breve tregua el miércoles

Aunque los vientos fuertes y las intensas lluvias que azotaron la comunidad en los últimos días ya han pasado, la inestabilidad atmosférica será la tónica general para los próximos días, con una pequeña tregua el miércoles.

Según datos de Meteogalicia, en la jornada de este lunes tendremos una mañana más tranquila, de cielos parcialmente nublados, pero las nubes se irán incrementando progresivamente y las lluvias comenzarán a caer por el oeste a partir del mediodía y por la noche ya serán casi generalizadas. Mañana la novedad será la entrada de aire frío a medida que avanza la jornada, con un aumento de inestabilidad. Cielos nublados por la mañana y, por la tarde, otra vez chubascos generalizados, más intensos en el norte. La cota de nieve se situará en torno a los 1.000 metros.

Será el miércoles cuando podamos ver un poco más el sol, aunque de forma transitoria. Se espera una jornada de nieblas matinales persistentes en el interior, que darán paso a cielos despejados o poco nublados.

El jueves, sin embargo, la influencia de las bajas presiones se volverá a notar en la comunidad, y de cara al fin de semana se espera que se vaya estabilizando la atmósfera, lo que se traducirá en menos probabilidad de lluvia. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El temporal desborda ríos y provoca inundaciones en varios puntos de Galicia