«Hay que proteger y dar a conocer las instituciones legales propias de Galicia»

Louro fue reelegida hace algunas semanas para continuar cuatro años al frente de los notarios gallegos

.

redacción / la voz

Isabel Louro (A Coruña, 1963) fue la primera mujer en ocupar el cargo de decana del Colegio Notarial de Galicia en el 2012. Hace algunas semanas fue reelegida para continuar al frente de la organización colegial durante otros cuatro años. Notaria desde 1993, ejerce su profesión en Ourense y encara su nuevo mandato «con ilusión».

-Que tus compañeros confíen en ti es un orgullo y es interesante, es ver las cosas desde el interior, de una manera distinta y a mí, desde luego, me produce mucha satisfacción.

-¿Muchos retos para esta nueva etapa?

-Tenemos un reto importante con respecto a las nuevas leyes que han salido y que han revolucionado de alguna manera la prestación de la función notarial. Una es la Ley de Jurisdicción Voluntaria: estamos pendientes de que salga un desarrollo reglamentario y, de hecho, en principio, a partir de junio vamos a empezar a tramitar los expedientes notariales (ahora estamos celebrando las bodas, pero no tramitamos el expediente previo). Todo eso, añadido a las competencias en materia sucesoria, que es el ámbito fundamental del notario; también la Ley Hipotecaria y del Catastro se modificó en el año 2015, y en una comunidad como la nuestra, con la propiedad muy dividida, la colaboración nuestra con el Catastro y con el Registro es muy importante.

-¿Algún proyecto que asuma con especial cariño?

-El ámbito propio de la actuación notarial es el derecho civil, de la familia y de la sucesión. Tenemos en el colegio una intervención constante de asesoramiento e información en materia de protección de personas con discapacidad. Otro ámbito que nos interesa especialmente es el estudio de la Ley de Derecho Civil de Galicia, todas esas instituciones que son nuestras y que se han revelado como peculiares de Galicia y que tienen vida muchas de ellas por la colaboración y la intervención de los notarios. Son instituciones que hay que proteger y dar a conocer.

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, la regulación especial que tenemos en Galicia de las legítimas, que es distinta a la que tienen en el resto de España, fomentar el conocimiento, el estudio sobre esa materia, las posibilidades... Es evidente que los nuevos modelos de familia hacen necesaria una nueva regulación, profundizar en eso, darlo a conocer. Las formas testamentarias especiales de Galicia, como el testamento mancomunado y el testamento por comisario, el sistema legitimario, instituciones muy cercanas a los gallegos, como el contrato de vitalicio, los cuidados, la asistencia, los alimentos. Todo eso es un material de estudio muy intenso por parte de muchos compañeros y desde luego de aplicación por todos.

-Hablaba de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, que permite a los notarios celebrar bodas y tramitar divorcios. ¿Lo están haciendo o las parejas siguen prefiriendo las vías tradicionales?

-Lo estamos haciendo. Hasta ahora se están realizando más divorcios que matrimonios, pero porque es la tónica general en España: hay muchos más divorcios que matrimonios. Dentro del ámbito civil, fuera de lo religioso, existe la posibilidad de optar entre el encargado del registro civil, los secretarios judiciales, el notario o el alcalde o el concejal para la celebración del matrimonio. Y el divorcio igual. Ahora bien, en materia de divorcio tenemos una competencia limitada a los casos de total acuerdo y que no haya hijos menores o con la capacidad modificada judicialmente, porque en ese caso corresponde al ámbito judicial.

-Pero su principal campo de actuación son las herencias.

-Una de las cosas en las que hemos notado una mayor actividad este año fue en la regulación de las herencias en vida. La gente ha aprovechado unas circunstancias fiscales favorables, unida a una posibilidad que existe en la ley gallega de hacerle entrega a los hijos y descendientes de propiedades. Las figuras que propicia la ley gallega han sido aprovechadas por los gallegos para ajustarlas a sus necesidades.

-Uno de los efectos de la crisis económica había sido el aumento de la renuncia a herencias. ¿Se ha frenado esa tendencia?

-La renuncia a herencias aumentó en los últimos años por dos motivos: en primer lugar por la situación económica, que determinaba que herencias cargadas de deudas fueran renunciadas por los herederos para evitar contaminar su propio patrimonio con las deudas del difunto. Y por otra parte, por motivos fiscales. A veces la carga impositiva hacía difícil aceptar una herencia. En enero del 2016 se modificó el impuesto de sucesiones en Galicia para descendientes, ascendientes y cónyuge, ha aumentado mucho el mínimo exento, que no paga impuestos, y por esa vía se ha reducido la necesidad de renunciar.

-Todas las sentencias que están saliendo en materia hipotecaria, como las referentes a cláusulas suelo, ¿afectan de alguna manera a los notarios?

-Los notarios en materia de hipotecas intervenimos en la fase contractual, existe una fase anterior que es donde los juzgados están incidiendo en que puede haber falta de transparencia. Desde luego, dentro de la función del notario, que es la de dar fe del contenido de los contratos, se incluye un asesoramiento de las obligaciones que asumen las partes. Los notarios estamos dispuestos a colaborar más intensamente siempre que la ley nos lo atribuya, y estamos preparados tanto profesional como tecnológicamente para intervenir también en la fase precontractual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Hay que proteger y dar a conocer las instituciones legales propias de Galicia»