Más de 52.000 gallegos consumen cada día al menos diez medicamentos

El Sergas analiza sus prescripciones para evitar que ingieran fármacos prescindibles


Santiago / La Voz

El programa de atención a los pacientes crónicos y polimedicados en Galicia comenzó en abril del 2011 con un objetivo: revisar el tratamiento de los usuarios que consumen muchos fármacos diariamente, para comprobar si realmente todos siguen siendo necesarios, efectivos, o si generan algún problema de seguridad por interacciones o contraindicaciones entre ellos. En aquel momento los datos de la prescripción electrónica descubrieron que 9.500 pacientes tenían más de 15 fármacos indicados de forma crónica.

Poco a poco los centros de salud han ido rebajando el número de fármacos diana -se define paciente polimedicado como aquel que toma al menos seis medicamentos durante un período mínimo de seis meses- y ahora se incluye a todos los que toman más de diez. Los últimos datos del Sergas indican que hay 52.436 gallegos en este programa, fundamentalmente mujeres, un 60 % del total, y concentrados en el intervalo de 71 a 90 años -el 68 % están entre estas edades-. De los más de 52.000 usuarios, hay 3.101 enfermos que están en el tramo de 90 a 104 años de edad. El programa empezó con los de más de quince fármacos, por lo que es ahí donde se analizaron los primeros resultados. Y tras la revisión, el porcentaje de enfermos con tantos medicamentos prescritos cayó en un 31,7 %.

Prácticamente todos los profesionales de atención primaria son necesarios en este proceso. El farmacéutico es el primero que hace la revisión, y se encarga de emitir un informe en el que analiza la indicación, la efectividad y la seguridad de los tratamientos, así como de formular una propuesta al médico. Esa propuesta puede ser mantener tal y como está la prescripción o variarla. Además, es clave el papel del personal de enfermería, que hablando con el propio enfermo averigua si realmente toma los medicamentos que se lleva a casa, si lo hace con la pauta correcta y si además entiende para qué son, y cuáles pueden ser las reacciones adversas de los mismos. Estos profesionales también evalúan aspectos psicológicos, funcionales y sociales, para conocer mejor al paciente y conseguir así que el tratamiento sea el más adecuado para cada uno.

Con las recomendaciones del farmacéutico y el enfermero, el facultativo de primaria revisa la medicación y la actualiza si así lo considera, para finalmente comunicárselo al propio usuario.

Sanidade quiere incluir a trabajadores sociales y las oficinas de farmacia

Para mejorar la organización y la gestión de este programa se puso en marcha en el 2016 un grupo de trabajo multidisciplinar que se encargará de elaborar un mapa de procesos, guías y protocolos de actuación; revisar los sistemas de registro de información; dar más difusión al programa informando tanto a la población general como a los colectivos diana y a los profesionales; y programar un plan de formación específico. Además, Sanidade quiere implicar a nuevos profesionales en el ámbito de la atención primaria, como los trabajadores sociales, y la atención especializada, así como tratar de ver la posible colaboración de los farmacéuticos de oficinas de farmacia, para tener más continuidad asistencial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Más de 52.000 gallegos consumen cada día al menos diez medicamentos