Fomento promete ahora el AVE en el 2019

El ministro, que visitará Galicia cada 90 días para comprobar el estado de las obras, garantiza que los trenes de pruebas circularán a partir del tercer trimestre de ese año

Un año más de retraso para el AVE Un año más de retraso para el AVE

madrid / santiago / la voz

El AVE llegará a Galicia a finales del 2019. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se comprometió ayer en la reunión que mantuvo en Madrid con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, a que los trenes en pruebas circulen a partir del tercer trimestre de ese año, un plazo al que habría que añadir un período que cifró entre dos y cuatro meses para que se ponga en servicio tras obtener los pertinentes certificados de seguridad. Esto supone un retraso con respecto a la fecha prevista de finales del 2018 de unos ocho o nueve meses si se tiene en cuenta el período de pruebas o de casi un año si la referencia es su pleno funcionamiento. Ambos culparon del mismo al bloqueo que supusieron los nueve meses de Gobierno en funciones, lo que, según el ministro, tuvo un impacto negativo en cinco tramos en los que se produjeron «enormes dificultades técnicas y administrativas». El ministro aseguró que a lo largo del mes de febrero espera que se confirme la resolución definitiva de esos problemas.

Sobre la llegada del AVE a Galicia, De la Serna se comprometió a que el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería, que es el más avanzado y que permitirá reducir en 30 minutos los tiempos de viaje, estará «completamente finalizado» y «en condiciones de ser puesto en servicio» a finales del 2018. En los tramos Pedralba de la Pradería-Taboadela y Taboadela-Ourense el inicio de la circulación de los trenes en pruebas comenzará a partir del tercer trimestre del 2019.

Además de la solución provisional por el trazado urbano, el Gobierno se comprometió a llevar a cabo la ejecución de la variante de Ourense con un trazado nuevo. El titular de Fomento aseguró que hay «suficientes garantías» para asumir estos compromisos. Feijoo señaló que se sabía que iba a haber un retraso en la ejecución del AVE a Galicia, que finalmente será de «ocho o nueve meses», por debajo del año o año y medio que se especulaba.

De la Serna señaló que el AVE a Galicia es un asunto «absolutamente prioritario» para el Gobierno, empezando por Mariano Rajoy, que lo ha calificado como «imprescindible» para mejorar la competitividad de Galicia, para vertebrar el territorio en España y para seguir avanzando en la calidad de vida de los gallegos. De la Serna anunció que él mismo asumía el compromiso personal de acudir cada tres meses a Galicia para examinar las obras, comprobar que se están cumpliendo los plazos y dar explicaciones. «Me quedo muy tranquilo porque el ministro va a venir a Galicia cada tres meses», afirmó Feijoo.

Sobre la AP-9, De la Serna se comprometió a que la comisión mixta de Fomento y la Xunta se reúna y empiece tomar decisiones antes del 15 de febrero. «Por primera vez la Xunta tendrá voz y estatus para sentarse con el ministerio», destacó Feijoo. Como ya se anunció en una reunión anterior, Fomento asumirá las bonificaciones de los peajes que hasta ahora cofinanciaba la Xunta. Para Feijoo, «tiene una enorme trascendencia desde el punto presupuestario, social y de la coherencia de la titularidad de la autopista».

Con respecto a las estaciones intermodales, De la Serna anunció que en febrero se reunirá la comisión de seguimiento, con presencia de la Xunta y de los municipios. Feijoo anunció que la Xunta quiere licitar este mismo año la construcción de las estaciones de autobuses para finalizar las obras antes del 2020.

La oposición cierra filas para evitar que Galicia acceda a una alta velocidad «de segunda»

Horas antes de que Feijoo se reuniera ayer con el ministro de Fomento para abordar el calendario del AVE gallego, las fuerzas de la oposición ya tenían preparada su propia interpretación del encuentro, dando por hecho que iba a servir para «xustificar novos retrasos» en la conexión con la Meseta.

PSOE, En Marea y BNG coincidieron a grandes rasgos en augurar el desenlace que tendría el encuentro y cerraron filas para evitar que se consume para Galicia «un AVE de segunda». Así lo expuso la portavoz del BNG, Ana Pontón, tras la reunión de la Xunta de Portavoces del Parlamento, donde animó al presidente de la Xunta «a pedir perdón aos galegos» por los retrasos en los plazos y las «continuas mentiras» que rodean al AVE gallego.

Pontón coincidió con el portavoz del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, en remarcar que no puede achacar un nuevo retraso a que el Gobierno central estuviera casi un año en funciones. «Tiñan un orzamento aprobado que non se executou», relató Pontón. Y Leiceaga añadió que esa idea «foi desmentida polas propias empresas» al atribuir la demora a que políticamente «non querían asumir os modificados propostos».

El portavoz de los socialistas dio por hecho que la entrada del AVE a Galicia se demoraría al menos hasta el 2019, aunque entiende que se incumplirá, pues previno contra un «retraso en diferido» que provocaría la dificultad concreta del tramo Taboadela-Ourense.

Por su parte, Luís Villares, portavoz de En Marea, lanzó sus dardos directamente a Feijoo, acusándolo de ir a Madrid a «recibir instrucións», lo que denota en su opinión que es «un bo mandado, pero un mal presidente», resolvió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Fomento promete ahora el AVE en el 2019