Vigo aprueba sus cuentas mientras las de otras cinco ciudades siguen en el aire

A Coruña debate hoy en pleno su proyecto económico sin muchas opciones de éxito, y ayer Santiago presentó su borrador

En Vigo el pleno municipal sacó ayer adelante un presupuesto de 233 millones de euros.
En Vigo el pleno municipal sacó ayer adelante un presupuesto de 233 millones de euros.

vigo, a coruña / la voz

Vigo se convirtió ayer en la primera ciudad gallega en tener sus presupuestos aprobados para el año 2017. Ascienden a 233 millones de euros, 7 más que el año pasado. La mayoría absoluta de Abel Caballero permitió aplicar el rodillo y rechazar un centenar de enmiendas de la oposición y colectivos ciudadanos.

El concejal de Hacienda, Jaime Aneiros, destacó la anticipación de Vigo con unas cuentas públicas «saneadas» y «deuda cero». Justificó el rechazo de las propuestas del PP, la Marea de Vigo y otras de colectivos ciudadanos señalando que «non se axustan aos supostos legais», generan «un desequilibrio orzamentario» o «van contra a cidade», ya que se solicita la reducción de algunas partidas o la asunción de competencias de otras Administraciones.

El concejal de Hacienda glosó que se destinan 13 millones a educación, 12 a deporte, 4 a turismo y 16 a inversiones. Las dos principales partidas para invertir son la recuperación de la antigua fábrica de pan La Panificadora, con 2,5 millones, y la reforma de la grada de Río de Balaídos con 1 millón de euros.

El portavoz de la Marea de Vigo, Rubén Pérez, criticó que no se aceptase la participación para elaborar las cuentas y la portavoz popular Elena Muñoz lamentó que no se incluyan sus propuestas: «Pueden buscar excusas, pero la realidad es que les falta voluntad política para escuchar a los ciudadanos», y solicitó a Caballero que «rectifique», ya que los ciudadanos «ya han iniciado la cuenta atrás para un cambio». Este comentario provocó las risas de la bancada socialista. Elena Muñoz fue vapuleada verbalmente por el portavoz del PSOE, Carlos López Font, que le espetó: «¿Qué hemos hecho los vigueses para merecer esta líder de la oposición?». Y apostilló: «Usted no soporta el grado de aceptación que tiene el alcalde».

Sin pacto en A Coruña

En A Coruña, en cambio, aún no hay cuentas, pero ya están más cerca. El pleno debatirá hoy la aprobación inicial de los presupuestos. Los anteriores se aprobaron en mayo, con cinco meses de retraso, un hecho sin precedentes desde los años 80.

Como en mayo, el Gobierno local lleva su proyecto a pleno sin un pacto para que salga adelante. El PSOE, que apoyó la investidura de Xulio Ferreiro, ha pedido que retire un texto que «no indica un proyecto de ciudad ni aborda los retos pendientes». Su oferta es que la Marea redacte un nuevo presupuesto con ellos. El PP también anunció su voto en contra del «peor presupuesto de la historia de la ciudad».

Sin esos dos grupos, que suman 16 concejales, dos más que la mayoría absoluta, los diez ediles de la Marea tienen imposible aprobar el texto. Podrían encontrar un apoyo en la única concejala del BNG, que presentó enmiendas que suman más de 2,1 millones de euros, la mayoría de partidas de propaganda, dietas, charlas y asistencia técnica.

El gobierno presentó el proyecto de presupuestos, que ascienden a 244,78 millones, apenas 280.000 euros más que en este ejercicio, el 24 de noviembre. Se marcaron dos semanas para negociar con la oposición, con los resultados antes citados. El alcalde dijo ayer que quiere aprobarlos con diálogo y aseguró que su gobierno no piensa «noutras opcións», lo que descartaría una posible cuestión de confianza.

¿Y en el resto de las ciudades gallegas? Solo Pontevedra tiene encarriladas sus cuentas, después de que el viernes pasado Fernández Lores (BNG) contara con Marea Pontevedra para la aprobación inicial de los 72,9 millones de euros que conforman los presupuestos.

Martiño Noriega (Compostela Aberta) quisiera repetir en Santiago este pacto pontevedrés, y de hecho ayer presentó su borrador para comenzar a negociar con el BNG un orzamento de 102,7 millones. En principio el Bloque considera el proyecto insuficiente, aunque son los primeros compases de la negociación.

Lugo posiblemente aprobará de forma definitiva este jueves sus ordenanzas fiscales, es decir, sabrán cuánto dinero está previsto que entre en las arcas municipales vía impuestos y tasas. A partir de ahí habrá que construir un presupuesto nada fácil para el PSOE, que gobierna en minoría (8 de 25 concejales). En el 2016 no fue hasta la primavera cuando la alcaldesa, Lara Méndez, obtuvo el apoyo de Lugo Novo y BNG.

En Ferrol, Jorge Suárez acaba de aplazar hasta enero el arranque de las negociaciones para el presupuesto. No se sabe cuánto tardará en encontrar los apoyos necesarios. Y las cosas no parecen rápidas tampoco en Ourense, donde Jesús Vázquez (PP) aún no ha empezado a negociar sus cuentas, que a día de hoy son un borrador de ingresos y gastos.

Con información de Carmela López, Enrique G. Souto, Serxio Barral, Ignacio Carballo y Rubén Novoa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vigo aprueba sus cuentas mientras las de otras cinco ciudades siguen en el aire