«Elena era tenaz y luchadora, trabajaba y dedicaba su tiempo libre a estudiar»

Xurxo Melchor, D. S. SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Álvaro Ballesteros

El instituto en el que Marcu estudiaba por las tardes la recuerda con un minuto de silencio y velas formando su nombre

09 nov 2019 . Actualizado a las 20:01 h.

Los alumnos y profesores del instituto Lamas de Abade de Santiago, en el que Elena Mihaela Marcu estudiaba por las tardes un módulo de FP de Farmacia, se concentraron ayer en la puerta del centro para homenajear y recordar a su compañera, asesinada salvajemente el pasado viernes a manos presuntamente de su expareja, Adrian Eugen Burlacu, que sigue en busca y captura y al que desde el crimen sigue la pista la Policía Nacional. Todo apunta a que huyó en coche y por carreteras secundarias. Las fuerzas de seguridad han ampliado su búsqueda a toda España y Portugal, así como a Rumanía, país del que es natural.

Con fotos de Elena en sus manos, lágrimas en los ojos y la voz tomada por la emoción, los que compartieron aulas con la mujer asesinada, de 30 años de edad y también de nacionalidad rumana, leyeron un comunicado de condena a la violencia machista y de recuerdo a su última víctima en la ciudad. «Todos los que compartimos un tiempo de vida con Elena queremos que se sepa que hablamos de una mujer luchadora y tenaz, una mujer que trabajaba duramente y dedicaba su tiempo libre a mejorar su futuro. En nuestra memoria siempre vivirá la Elena alegre y risueña, a la que nada desalentaba», afirmó un joven que actuó como portavoz de todos los alumnos.

En representación de los profesores intervino Begoña Potí para transmitir su apoyo y solidaridad a la familia, los amigos y los compañeros de Elena Marcu. Para los docentes del IES Lamas de Abade de Santiago, del brutal asesinato de su alumna, a la que su expareja asestó presuntamente más de treinta puñaladas, y de los actos de violencia machista toda la sociedad es de alguna manera responsable «mentres toleremos que alguén se sinta propietario doutra persoa e mentres permitamos que as relacións humanas se estruturen desde o poder sobre as mulleres», señaló Potí.