Ana Enjamio confió a dos amigas que el detenido de Vigo la había amenazado

e. v. pita VIGO / LA VOZ

GALICIA

Mila Méndez

La policía cree que César Adrio actuó «obcecado» por el rechazo y la jueza ya activa el jurado popular

20 dic 2016 . Actualizado a las 16:24 h.

La titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vigo tomará mañana declaración como investigado al técnico César Adrio Otero, vigués de 38 años, como supuesto autor del delito de asesinato de la ingeniera Ana María Enjamio Carrillo, de 25 años, en su portal el sábado. La policía le atribuye la muerte planificada y con ensañamiento de su compañera de trabajo. La magistrada lo interrogará mañana y ya ha activado un proceso para juzgarlo con el tribunal de jurado popular. La víctima recibió entre ocho y diez cuchilladas al entrar en su portal al volver de una cena de empresa.

El juzgado de guardia que investigó inicialmente el crimen considera que se trata de violencia machista porque el implicado y la víctima tuvieron una relación previa. Ambos convivieron a partir de febrero durante unos meses en un piso alquilado a nombre de él. Aunque la joven realizaba visitas esporádicas y otras veces convivía, la jueza de guardia entiende que hubo una relación sentimental. Luego ella rompió y se alojó en un piso compartido con una estudiante y una trabajadora en la avenida de Madrid. El fin de semana que fue apuñalada, ellas estaban fuera. 

Dos hijos

La relación con César era oculta y esporádica, pero la joven filtró detalles a dos amigas íntimas. Les contó que era un hombre casado y con dos hijos que se había separado o divorciado en la misma época en la que ella trabajaba como becaria en la empresa Cablerías Auto S. L. en el polígono de As Gándaras, en O Porriño. Él era su formador técnico hasta que fue contratada.