redacción / la voz

«Cuando hay una ciclogénesis mediterránea la zona opuesta de la Península suele tener sol y temperaturas suaves. Estadísticamente se sabe que cuando hace este tiempo en el Mediterráneo en Galicia hace bueno». Luis Balairón, experto meteorólogo y exdirector del programa de cambio climático de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), explica por qué en un fin de semana en el que el sur de España y el Levante agonizaban por las peores lluvias en 25 años, los gallegos paseaban tranquilos en mangas de camisa.

Los récords, en esta década

«Es cierto que los extremos en España no se han dado solo en los últimos años, pero la gran mayoría de récords se han producido en esta década», expone este experto. Según Balairón, gran parte de la culpa de que el tiempo no se esté adecuando a la estación y a la localización geográfica de Galicia es del cambio climático. «Es indudable que se asocia a un aumento de las temperaturas, aunque hay años que otros efectos atenúan este aumento y no se percibe con facilidad su efecto». Pero está claro que no será este: en los primeros días de diciembre la mayoría de los termómetros de las ciudades gallegas marcaron valores por encima de los 15 grados; una situación ya de por sí anómala que se acentúa estos días. «Con el anticiclón de bloqueo situado sobre Dinamarca, la borrasca no puede atravesar las islas británicas y va por canales alternativos», afirma María Souto, de Meteogalicia. Y añade el consultor de la Organización Meteorológica Mundial, Miguel Viñas: «Las borrascas están entrando del golfo de Cádiz y no afectan a Galicia, pero el anticiclón volverá a dominar la Península a medio plazo».

Mientras la situación se restablece en el resto de España, en la comunidad gallega el tiempo primaveral se mantendrá al menos hasta el sábado; con temperaturas que en algún caso llegarán a los 24 grados, como durante el día de hoy en Pontevedra. En el resto de las ciudades, la horquilla de valores irá de los 19 grados de A Coruña y Lugo a los 22 de  Vigo. A partir del fin de semana, las bajas presiones atlánticas se acercarán a Galicia y aumentará la probabilidad de lluvias.

«Es evidente el reflejo del cambio climático en las temperaturas, aunque esto no quiere decir que ya no vaya a hacer más frío. Pero sí que es verdad que períodos de calor en pleno invierno, borrascas extrañas o lluvias intensas tenderán a ir a más», mantiene Viñas. Ya van dos años consecutivos con el mercurio marcando valores por encima de los 20 grados. De hecho, como confirma María Souto, en el 2015 se vivieron días similares hace ahora un año. «En A Coruña, por ejemplo, el día 7 hubo máximas de 24 grados», especifica.

Fenómenos extremos

En los últimos años se constata la tendencia hacia los fenómenos meteorológicos radicales, que además fueron expuestos en las conclusiones del último informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), del 2014. En ellas, los centenares de expertos resaltan que «es muy probable que las olas de calor se produzcan con más frecuencia y duren más. El océano continuará calentándose y el nivel medio global se elevará». El físico Juan Antonio Añel, de hecho, explica que tuvo que irse «ata unha serie de comezos do século XX para atopar temperaturas semellantes aos dos últimos anos. No entanto estas comezan a ser máis frecuentes». Este informe hace referencia del mismo modo a las precipitaciones, «que serán más intensas y frecuentes». Según Añel, sucede lo mismo con las sequías: «Ambos fenómenos antes eran excepcións que se daban cada cen anos e agora podémolas ter cada dez ou vinte», producto, como recalca, del calentamiento global.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Galicia llega a 24 grados y esquiva la borrasca que lleva al sur las peores lluvias en 25 años