«Yo he visto en Galicia propaganda de radicales»

Cree que la sociedad gallega no es consciente de un problema que no le es ajeno y que va a más


santiago / la voz

Organizó hace diez días en Santiago unas jornadas sobre inteligencia y terrorismo y entonces ya lo advirtió: «La verdadera amenaza está en el yihadismo, también en Galicia». Fue como una premonición. Él no sabía que la policía estaba a punto de detener a dos sospechosos de colaborar con el Estado Islámico en la comunidad, pero tampoco le sorprende, porque «tenemos el problema dentro». Licenciado en Derecho y diplomado en Seguridad y Defensa, José Julio Fernández, que fue valedor do Pobo es, por su formación y por las relaciones que mantiene a través del Centro de Estudos de Seguridade de la Universidade de Santiago que él mismo dirige, uno de los gallegos que más sabe de terrorismo.

-¿Por qué no le sorprenden las detenciones en Galicia?

-Porque el terrorismo se ha convertido en un problema estructural en toda Europa, por la composición de nuestra sociedad, porque hay gente que no se ha integrado y ahí se genera un caldo de cultivo. También por las guerras que hay abiertas en Siria y en Irak, que generan la aparición de voluntarios que luego se organizan en redes. Es un problema poliédrico con múltiples aristas; hay cuestiones sociales, religiosas, de integración... También es un problema educativo: en Europa no somos capaces de crear ciudadanos que luchen por la libertad. La mayoría de los detenidos son de segunda o tercera generación que fueron formados en sistemas educativos europeos y sin embargo se radicalizan en su comunidad, en las redes sociales, en los locutorios, en una cafetería... Tenemos el problema dentro, no vale solo con solucionar el conflicto en Siria. Hay que establecer medidas educativas. En otros lugares de España ya se hace, pero en Galicia no me consta, y esto es una buena disculpa para ponerlo en marcha.

-¿Usted ya tenía constancia de su presencia en Galicia?

-Yo he visto en Galicia propaganda de radicales, folletos que dicen lo mismo que se puede encontrar en Internet sobre cómo cruzar la frontera en Turquía. Lo que pasa es que antes se iban para allá y ahora vuelven. Van a perder los territorios que tienen en Siria y de ahí que utilicen las redes de refugiados para expandirse por todo el mundo. Si sufren una derrota militar, como ocurre ahora, tienen que contrarrestarlo con éxitos en el exterior, es una estrategia de su propaganda. Y es necesario que nos hagamos una pregunta: si pierden su territorio habrá miles de seguidores que regresarán a través del norte de África y por Europa. Podrán ser diez mil los que vuelvan. ¿Y qué hacemos con ellos? Hay que prepararse para eso. Habrá que identificarlos y luego integrarlos o meterlos en la cárcel, y es posible integrar a un radical de 20 años, pero a uno de 40 ya es más difícil. Habrá que separar a los pobres refugiados de los excombatientes que aprovechan esas rutas para escapar.

-¿Qué soluciones se pueden adoptar?

-Hay que invertir dinero en seguridad. El esfuerzo policial en España está funcionando. Desde que el nivel de alerta subió a 4 de 5 hubo más de 160 detenidos y no hubo que lamentar atentados, pero también hay que concienciar a la sociedad de la seriedad del problema y de que hay que tomar medidas a nivel estatal, de cada comunidad y de cada ayuntamiento. E implicar a las comunidades musulmanas. Se tienen que involucrar, no basta solo con el rechazo público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

«Yo he visto en Galicia propaganda de radicales»