Pontón enfría relaciones con Villares tras ocupar su grupo los despachos del Bloque en el Parlamento

La portavoz nacionalista tilda de «agresiva» la actitud del grupo de Luís Villares, que recuerda que las instalaciones son de la Cámara y no del BNG


Santiago

Desde que la formación En Marea irrumpió en el mapa político gallego, con numerosos fichajes procedentes del BNG, la organización nacionalista que lidera Ana Pontón optó por evitar la beligerancia con una fuerza que compite en su mismo espacio político, aun siendo consciente de que entre sus propósitos estaba el arrebatarle al Bloque su representación parlamentaria.

Pero eso ha cambiado. La decisión de En Marea de desalojar de sus oficinas y despachos a los diputados del BNG para quedarse con ellos desató ayer las iras de la portavoz de los nacionalistas, que acusó a los de Luís Villares de sumarse ahora «a esa gran coalición da Mesa do Parlamento», junto al PP y al PSOE, con el fin de causarle «un agravio» a un grupo político.

Ana Pontón, que compareció en rueda de prensa en el Parlamento, dejó bien claro que la petición llevada a su extremo por En Marea para desalojar al Bloque de las instalaciones que ocupa desde hace 26 años no es, precisamente, un gesto amistoso. «Síntome abraiada de ver cales son as prioridades dese grupo», dijo Pontón acerca de En Marea, lamentándose de que Luís Villares, su portavoz, se haya «confundido de inimigo».

El desahucio que sufrirán los diputados nacionalistas en las próximas semanas -el Parlamento ya le notificó al BNG la decisión en base a la cual se le permite a En Marea ocupar sus despachos- va a enfriar las relaciones entre los dos grupos.

Pontón se declara «doída» por la «soberbia» que, en su opinión, demostró En Marea en su irrupción en el Parlamento, y lamenta que no hubiera otras soluciones «que non foran tan agresivas» para satisfacer las necesidades de espacio planteadas por Luís Villares. Matizó Pontón que la estrategia del BNG no se va a guiar por este tipo de comportamiento, aunque dijo que le daba «tristeza» que haya actitudes de «patio de colexio» en la Cámara autonómica.

El argumento oficial: las oficinas no eran del BNG

El portavoz del grupo de En Marea, Luís Villares, salió ayer al paso de las críticas lanzadas por su homóloga del BNG, Ana Pontón, tras arrebatarle las dependencias que los nacionalistas ocupan en la casona de O Hórreo. Villares le sacó hierro al asunto, arguyendo que él se limitó a solicitar a la Mesa del Parlamento unas instalaciones acordes al grupo de En Marea, que tiene catorce diputados, más del doble de los seis que tiene el BNG. «Creo que as instalacións son do Parlamento, e non dos grupos políticos, creo...», remarcó Villares, antes de insistir que fue la dirección de la Cámara gallega la que tomó la decisión de redistribuir el espacio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Pontón enfría relaciones con Villares tras ocupar su grupo los despachos del Bloque en el Parlamento