Testigos declaran que vieron discutir a Diana Quer con uno de los sospechosos

Estas personas sostienen que la joven estaba en Taragoña dentro de un vehículo la misma noche que desapareció


RIBEIRA / LA VOZ

Los testigos que aseguran haber visto a Diana Quer en el muelle de Taragoña la noche que desapareció sostienen que, por los problemas que puede generarles, ojalá nunca hubieran presenciado lo que acabaron declarando voluntariamente a la Guardia Civil en la semana que el instituto armado festejó el día su patrona, la Virgen del Pilar. Pero la realidad es otra, y ellos, por una cuestión de civismo, dieron un paso al frente y aseguraron haber visto a la joven en unas circunstancias que supusieron un punto de inflexión para el caso, que en aquel momento necesitaba un empujón para empezar a encajar las piezas que forman este enrevesado rompecabezas. Una de las mayores aportaciones es que la joven, según las mismas fuentes, fue vista discutiendo con uno de los sospechosos de estar implicados en su desaparición.

La escena, atendiendo a las manifestaciones de estos testigos clave, habría tenido lugar sobre las cuatro de la madrugada, que es cuando los declarantes abandonaron la zona portuaria de Taragoña. Ellos aseguran que antes de irse pudieron ver que Diana y el hombre que la acompañaba, que llevaba un buen rato allí esperando, no estaban manteniendo una conversación cordial, más bien todo lo contrario. Lo que sí detallaron es que nunca llegaron a presenciar situaciones en las que hubiera cualquier tipo de acto violento.

Tiempo esperando

Los testigos sí explican que cuando llegaron al muelle, sobre las dos de la madrugada, este individuo estaba allí junto a un vehículo de características especiales (una furgoneta del tipo westfalia o un monovolumen), del que entraba y salía para fumar. Lo que también constatan los declarantes es que el mal aspecto de este hombre les llamó la atención desde el principio. Sobre las 03.00 horas fue cuando entró en escena el utilitario en el que llegó la joven acompañada por tres hombres. Diana Quer, y siempre según los testigos, se bajó del turismo para desplazarse a pie hasta el vehículo en el que estaba el citado individuo de «mala pinta», que fue como lo definieron en sus comparecencias.

A los mismos testigos, que ya observaban con suspicacia al hombre que estaba en el coche, les resultó llamativo el transbordo de la joven, sobre todo al ver que el coche en el que llegó acompañada no tardó más que unos segundos en marcharse dejándola allí, y a altas horas, en compañía de un individuo que generaba recelo. Durante la hora siguiente, que fue el tiempo que los testigos, Diana y el individuo, coincidieron en el muelle, no pasó nada extraño. La joven, según estas personas, estuvo dentro del citado vehículo de características especiales, y la conversación que mantuvo (era verano y las ventanas de los coches estaban bajadas) con su acompañante, según los manifestaciones tomadas, derivó en un discusión que los testigos, añadieron, no implicó escenas violentas mientras ellos estuvieron presentes en el muelle.

Las incógnitas

Lo que pasó después es algo que no ha trascendido. Lo que dicen los manifestantes es que lo primero que les llamó la atención fue el mal aspecto del individuo que llevaba esperando, al menos, desde las dos de la madrugada. También les extrañó fue que una chica joven, con buen tipo y una melena muy característica, se quedara a solas con el ocupante del coche, que aparentaba ser bastante mayor que ella. Lo que está confirmado es que estos testigos aportaron más información a la Guardia Civil en las ocasiones que fueron citados para declarar o identificar algunas pruebas oculares.

Identifican en fotos el automóvil que estaba en el puerto de Taragoña la madrugada que faltó

Una de las revelaciones aportadas por los mismos testigos que más gratamente sorprendió a los agentes coincidió con la identificación de un vehículo en una fotografía. Se trata de un automóvil que, según parece, estaba en el muelle de Taragoña aquella madrugada y que los testigos identificaron como el medio de transporte en el que Diana Quer se quedó, a partir de las cuatro de la madrugada, acompañada por un varón de aspecto sospechoso que llevaba esperando, al menos, dos horas.

Esa imagen, facilitada por los investigadores, indica que la Guardia Civil ya estaba siguiendo una vía que encajó con la versión de estas personas. Dicha imagen formaba parte de un grupo de instantáneas que se pusieron a disposición de los declarantes, y que ellos mismos identificaron en días y cuarteles diferentes, lo que supuso un avance para el caso, aunque no es la única línea que se sigue y, en consecuencia, sobre la que se trabaja.

En el punto de mira

Fruto de estas manifestaciones, el hombre con el que Diana Quer fue visto por última vez pasó a estar en el punto de mira, al igual que el individuo que iba al volante del utilitario que la llevó al puerto de Taragoña y que habría sido identificado. En todo caso, y al menos el segundo sospechoso, reside en la comarca y encaja con el perfil que se busca. Las fuentes consultadas no descartan que pueda haber un tercer implicado, también con el mismo perfil, que estaría siendo investigado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
99 votos
Comentarios

Testigos declaran que vieron discutir a Diana Quer con uno de los sospechosos