Feijoo se marca el reto de extender la recuperación a todos los gallegos

Juan María Capeáns Garrido
juan CApeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Como muestra de «normalidade», rescata el acto de toma de posesión en el Obradoiro después de siete años

08 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los manuales de oratoria dicen que el comienzo de un buen discurso debe servir para fijar el tono del mismo y para enganchar a toda la audiencia. Hoy, en el Parlamento, es Galicia la que escucha y el presidente de la Xunta el que habla, y para empezar Alberto Núñez Feijoo se va a acordar de los menos favorecidos, asumiendo la autocrítica de que hay gallegos que, incluso trabajando, todavía no han percibido la progresiva recuperación económica que sí da por hecha en el país como conjunto.

El tercer discurso de investidura del jefe del Ejecutivo, en funciones hasta el sábado, no guarda conejos en la chistera. Al «Galicia, Galicia, Galicia» de la campaña le va a seguir el «programa, programa, programa», concretamente el que avalaron en las urnas casi 700.000 votantes. La hoja de ruta popular está escrita y refrendada por una mayoría absoluta inédita en el panorama autonómico español, pero Feijoo tiene previsto retar a sus diputados y a los de la oposición a no perder la oportunidad de hacer historia en la Cámara gallega intentando alcanzar acuerdos en temas esenciales en los que, está convencido, existen coincidencias.

El líder del PP gallego, que aprovechó el fin de semana para trabajar en su disertación, aspira a lograr un cambio de rumbo en la dinámica parlamentaria, tanto de fondo, buscando más puntos de consenso para legislar, como de formas, evitando los excesos que dominaron las crónicas del hemiciclo en la pasada legislatura y que los votantes no han premiado, tal como recuerdan desde el entorno de Feijoo. El presidente, que consiguió el respaldo mayoritario de las urnas, pedirá también el apoyo de los demás partidos para posicionar el discurso de Galicia en los debates nacionales como la educación y, muy especialmente, para dar la batalla de la financiación, una porfía inminente ante el Gobierno central en la que participarán otras comunidades con distintas sensibilidades y en la que Feijoo podría tener peso específico por su golpe de autoridad electoral y su conexión con Mariano Rajoy.

Más planes, menos balances

En el cuerpo central del discurso Feijoo pretende deslizar otro mensaje. Su proyecto, que será contestado el jueves por los portavoces de las cuatro fuerzas con representación, tiene vocación de futuro, y por ello no abordará ningún tipo de balance y sí desgranará algunas cuestiones para avanzar en la lucha contra el declive demográfico, la mejora de la calidad de vida de las familias o la apuesta para revitalizar el medio rural.

El pasado será recordado más que nada para remarcar la excepcionalidad económica que vivió Galicia coincidiendo con los dos mandatos anteriores del PP y que obligaron a tomar algunas medidas de alto impacto social y otras de carácter más simbólico, como la supresión del acto público de toma de posesión del año 2012. Entonces Feijoo consideró que la situación era suficientemente crítica como para evitar la pompa y rompió la breve tradición iniciada por Fraga en 1993, continuada por el bipartito en el 2005 y mantenida por el propio presidente en el 2009. El próximo sábado sí habrá un acto sobrio en el Obradoiro posterior a la ceremonia en el Parlamento, cuestión protocolaria que ha sido aprovechada por Luís Villares (En Marea) para recordar que Galicia «segue sen estar para festas». Desde las filas populares se han apresurado a interpretar esa decisión como un gesto para recuperar la «normalidade» y marcar distancias con la falta de confianza política y social.

Pedro Puy (PPdeG): «Man tendida» a los acuerdos en O Hórreo

El portavoz del grupo popular en el Parlamento, Pedro Puy, dijo que su formación asiste al debate de investidura con ánimo constructivo y que mantendrá «a man tendida» a las fuerzas de la oposición para poder llegar a acuerdos amplios en materias fundamentales para el país, como el nuevo modelo de financiación autonómica, las medidas para encarar la crisis demográfica o las dirigidas a estimular la creación de empleo. Entiende Puy que ese clima de diálogo ya se está materializando en acuerdos transversales para crear comisiones sobre la discapacidad o la igualdad entre hombres y mujeres. Firma: D. S. 

Luís Villares (En Marea): Crítico con el «estado de emerxencia» creado

El portavoz parlamentario de En Marea, Luís Villares, manifestó ayer que no era necesario escuchar ninguna propuesta que pueda hacer Núñez Feijoo para constatar que va a ser «continuista» con ese «estado de emerxencia social, nacional, laboral e demográfica», que en su opinión fue promovido por los populares desde la Xunta. «Iso nos leva, evidentemente, a opoñernos» a la investidura del líder del PP, manifestó Villares, dejando así claro que En Marea será una formación con la que el Gobierno de Feijoo no tendrá grandes opciones de entendimiento, pues está decidida a hacer una oposición dura. Firma: D. S. 

Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG): Un camino diferente al del «continuismo»

El PSOE gallego acude a la sesión de investidura con el estigma de haberse abstenido en Madrid para que pueda gobernar el PP. Es algo que coloca al PSdeG en una posición no tan cómoda como la del resto de la oposición. Con todo, su portavoz, Xoaquín Fernández Leiceaga, manifestó ayer que frente a la «proposta continuista» que espera de Alberto Núñez Feijoo, intentará desbrozar con su discurso que hay un «camiño diferente» que consiste en aprovechar bien los recursos de la recuperación económica, que el PSdeG no niega, para generar bienestar y que ningún gallego «quede atrás». Firma: D. S.