En Marea traslada a la Mesa del Parlamento la petición para ocupar las oficinas del Bloque

Hace valer sus 14 escaños para desplazar a los nacionalistas


santiago / la voz

El grupo parlamentario de En Marea parece decidido a sustituir no solo políticamente al BNG, al competir en su mismo espacio político, sino también físicamente. Eso es al menos lo que se desprende de la petición que los de Luís Villares elevaron al gobierno de la Cámara, la llamada Mesa, para disponer de un espacio más amplio para sus despachos y oficinas en las que acomodar a equipo de asesores y personal de confianza. La Mesa tiene previsto tratar en su reunión de mañana la solicitud de En Marea, pero todo indica que el único espacio que reúne ahora mismo los requisitos que busca el partido instrumental son las dependencias que ocupa el Bloque desde hace más de dos décadas.

Por el momento, tanto el BNG, como En Marea y los miembros de la Mesa del Parlamento, manejan este asunto con discreción, evitando las declaraciones públicas. Pero en privado, todos admiten que En Marea está decidido a desplazar al BNG de su espacio físico, arguyendo que su representación dobla con creces a la de los nacionalistas, con catorce diputados frente a seis. Desde el Bloque no ven precisamente como un gesto amigable de buena voluntad que la legislatura arranque con una especie de OPA de En Marea para ocupar las dependencias del BNG. La sensación con la que se quedan es que En Marea lo que quiere es llevárselos simbólicamente por delante.

Sin regulación específica

La asignación de oficinas y espacios físicos para los grupos políticos es algo que no está regulado de manera específica, sino que -como muchas cosas en el Parlamento- deriva de los usos y costumbres y, como no, de la negociación que puedan entablar los portavoces con los miembros de la Mesa del Parlamento.

Desde que las instalaciones de O Hórreo están operativas como Cámara de representantes, en 1989, casi todos los grupos políticos ocupan el mismo espacio físico. El grupo del PP no se movió del suyo, que tiene conexión directa con el área restringida a los periodistas, aunque lo amplió hace unos años al quedársele pequeño. El BNG también ocupó siempre un dúplex en la planta 0 con vistas directas a la zona de entrada, donde recientemente incorporó su propia sala de prensa.

Solo el PSdeG se movió en el 2005 de su antigua ubicación, que era la que ocupó AGE la pasada legislatura y que acabó heredando En Marea, para disponer de un local para el grupo mucho más cómo y espacioso, también con sala de prensa incorporada.

Eso es lo que ahora reivindica el grupo que dirige Luís Villares, el disponer de unas dependencias más amplias, pues su representación aumentó de los nueve diputados -que al final de la legislatura se quedaron en seis- a los actuales catorce. Son muchos menos que los 41 del PP y los mismos que los que tiene el PSdeG, lo que le impide hacer valer su peso representativo para alzarse con otro local que no sea precisamente el del BNG.

La pelota está ahora sobre el tejado de la Mesa de la Cámara, donde el BNG no tiene presencia.

El Parlamento constituye las comisiones y la Diputación Permanente

El Parlamento gallego constituyó ayer las distintas comisiones ordinarias y la Diputación Permanente, el órgano que sustituye al pleno en períodos no ordinarios.

Sin sorpresas en la elección de los integrantes de estos órganos, la mañana en O Hórreo ha sido un ir y venir entre las dos salas en las que se han ido constituyendo los distintos órganos.

El PPdeG presidirá todas las comisiones, a excepción de la tercera, la de Economía, Hacienda y Presupuestos, cuya presidencia tradicionalmente ocupa un diputado de la oposición. En esta ocasión, el designado ha sido el diputado socialista Abel Losada, tras el acuerdo alcanzado la pasada semana con En Marea y el BNG. En virtud de ese acuerdo, En Marea ocupa cuatro secretarías, la de las comisiones Segunda, Cuarta, Octava y de control de la CRTVG; el BNG tendrá dos, en las comisiones Quinta y Sexta, y el PSdeG tendrá otras tres; la comisión Primera, la Séptima y la de relación con el Consello de Contas. Además, en la Diputación Permanente, en la que solo se ha elegido Vicepresidencia y Secretaría, ya que la Presidencia corresponde al presidente de la Cámara, el popular Diego Calvo ha sido designado vicepresidente y la socialista Noela Blanco, secretaria.

El presidente del Parlamento, Miguel Santalices, destacó ayer la importancia de estos instrumentos de la Cámara en los que los diputados realizan su trabajo al margen de la sesión plenaria para atender correctamente los temas que interesan a la sociedad.

Otra de las anécdotas del día, relata la agencia Efe, llegó de la mano de Feijoo, que al elegir a los cargos de la Diputación Permanente que se votan, se equivocó al coger la papeleta, de lo que le advirtió Santalices.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

En Marea traslada a la Mesa del Parlamento la petición para ocupar las oficinas del Bloque