Alberto Núñez Feijoo: «Los liderazgos no se señalan, se ganan; la sucesión de Fraga es el modelo a seguir»

Dice tras su tercera mayoría que «la deuda que tengo con Galicia no la puedo saldar, intentaré pagarla en parte»

«Los liderazgos no se señalan, se ganan; la sucesión de Fraga es el modelo a seguir» Alberto Núñez Feijoo dice tras su tercera mayoría que «la deuda que tengo con Galicia no la puedo saldar, intentaré pagarla en parte»

Santiago / La Voz

En su despacho de San Caetano, Alberto Núñez Feijoo (Os Peares, 1961) despacha papeles y llamadas. Todo sigue su curso, no parece que hace menos de una semana lograse la tercera mayoría absoluta de su carrera en Galicia.

-¿Esta es su última legislatura en la Xunta?

-Si usted me lo pregunta hoy, sí. Es lo que creo. Tenía previsto ocho años y van a ser doce. Enfoco este como mi último mandato en la comunidad autónoma.

-¿Por qué cuatro años más?

-Porque me sorprendió, tanto en conversaciones privadas, que tiene más mérito, como en actos públicos, lo que percibí como una práctica unanimidad del partido de no cambiar el cartel electoral, porque en momentos difíciles no tengo derecho a hacer lo que quiero, porque le debía a Galicia ocho años de presidente y le correspondía a Galicia tomar la decisión de si seguíamos o no trabajando juntos. También por la frivolidad, el oportunismo y la instrumentalización partidista de los intereses generales. En ese contexto, lo difícil es quedarse y lo fácil es irse: me quedo.

-¿No influyó que no hubiese un sucesor claro a la vista?

-Lo que vivimos fue una eclosión de políticas y políticos improvisados y gran volatilidad que percibimos en mayo del año 15. Por un lado un partido que entraba en nuestro espectro ideológico y por otro lado el populismo. La irrupción de oportunistas que usan la crisis y la corrupción para emerger. Nos sorprendió su éxito en las municipales, y nos sorprendió el seguidismo del PSOE, que los consolida y legitima. Reaccionamos cambiando el Gobierno y moviendo el partido. El segundo impacto fueron las elecciones de diciembre. Todos suponíamos que habría gobierno en enero, y cual fue nuestra sorpresa cuando hubo que repetir las elecciones. En ese contexto, el tránsito sosegado, para el que habría sido suficiente un año, se interrumpió. En ese ambiente, obviamente no era fácil pedir una reforma del partido ni hacer cambios en el gobierno sin un liderazgo claro. Eso pospuso la posibilidad de maniobrar.

-La fotografía de la victoria: usted en el centro, Miguel Tellado a su derecha y Pedro Puy a la izquierda. ¿Está ahí el sucesor?

-Tenemos nuestras pautas de comportamiento. El secretario general y el portavoz son los que me acompañan. Miguel Tellado ha hecho un gran trabajo en poco tiempo, un trabajo que no se ve, pero es muy útil; y Pedro ha mantenido un grupo líder en propuestas y ha sabido poner sentidiño en el Parlamento. En la anterior foto estaba Alfonso Rueda, que era el secretario general. Lo lógico es que ahora lo celebre desde su nueva responsabilidad de presidente provincia (de Pontevedra). Le estoy muy agradecido a Alfonso porque puso su cargo a disposición y se situó al frente de la provincial. Son actos de generosidad que valoro mucho.

-Ha comparado a Tellado con Iniesta, ¿prevé que alguno de esos tres jugadores juegue en otra posición esta temporada?

- Soy partidario de que la gente que juega en una posición y lo hace bien tenga más partidos. Tellado lo tengo claro, lo elegimos en mayo y es un secretario general en garantía. Pedro es un excelente parlamentario. Pero yo no nombro portavoz sin hablar con el grupo. Siempre pido su opinión, me la dan de forma nominativa o anónima, la recibo y propongo. El día 17 nos reuniremos y decidiremos. Pero reitero que Pedro lo cubre perfectamente.

-¿Cuándo habrá gobierno?

-Acabo de despachar un calendario con Pedro Puy, y si puede ser la primera semana de noviembre no lo dejaré para la segunda: debemos contar con un gobierno plenamente operativo.

-¿Ocho, diez o más consellerías?

-Ocho no pueden ser, las tuvimos en un momento de emergencia cuando España estaba a punto de pedir el rescate. Nuestro proyecto agroforestal necesita un departamento propio y la ordenación del territorio, saneamiento de las rías y medio ambiente debe ser distinto a infraestructuras. E infraestructuras lo vamos a reforzar para profesionalizar más las direcciones de obra y la contratación, y para que haga carreteras, colegios... que Sanidade se dedique a la prestación de servicios sanitarios y no a la construcción de edificios. Sobre la cifra definitiva tenemos una reflexión abierta, no está cerrada.

-¿Uno o dos vicepresidentes? ¿Será uno de ellos el sucesor?

-Tampoco esta cerrado. Y creo que los liderazgos no se señalan, se ganan. Suceder al presidente fundador (Manuel Fraga) fue un momento crítico para nuestro partido en el que actuamos con libertad y tolerancia. Ese es el modelo a seguir. Señalar con el dedo infalible de alguien al sucesor no lo comparto. Se está eligiendo al presidente del partido, es el que elija el partido para el futuro. En lo que de mí dependa, es el partido el que decidirá.

-¿Los miembros del Gobierno deberán dejar el Parlamento? ¿Cuántos prevé que sean?

-Bastantes, en torno a diez. Con carácter general, lo lógico es que los miembros del Gobierno, para acreditar máxima generosidad y nuestra forma de entender la política, se dediquen en exclusiva al Gobierno. Así se posibilita que compañeros que trabajaron en las listas tengan una oportunidad. Estar en el Gobierno es una apuesta a favor de los intereses generales de Galicia no es una canonjía, se está para trabajar sin horario durante cuatro años.

-Los presidentes de EE.UU. dedican su último mandato a pasar a la Historia. ¿Piensa en ello? Incluso va a programas de humor...

-No, lo de Land Róber es más sencillo. Roberto (Vilar) es un buen profesional y es bueno que la TVG tenga programas así. Me lo propuso hace tiempo y le dije que no. Me lo volvió a decir y le dije que sí, si ganaba. El lunes llamó, y lo que has de hacer mejor hacerlo pronto, así que fui el miércoles. Yo lo que voy a intentar es corresponder a la confianza de los gallegos. Voy a trabajar para Galicia, a servir a mi pueblo. Las tres veces que le pedí su confianza me la dio aumentada. Esa deuda no la puedo saldar, intentaré al menos pagarla en parte.

-Por continuar con el símil, Obama hizo el acuerdo con Cuba, ¿cuál es su gran proyecto?

-Con Cuba lo hicimos nosotros antes que Obama. Fuimos a Cuba, fui el primer presidente autonómico que recibió Raúl Castro. Luego recibió al Gobierno de España y la UE restableció relaciones y EE.?UU. Bromas aparte, me gustaría que la sociedad gallega se dé cuenta de que debemos hacer algo con el minifundismo. Estamos perdiendo la determinación y la sensación de nuestros antepasados. Acaba de fallecer mi padre y no sé con exactitud donde están las fincas de Vilardevós de mi abuelo; y está el tema de la demografía. Lo voy a llevar a todos los foros como un problema estructural de Europa.

-Si ni usted sabe dónde están las fincas, la Administración no queda muy bien ¿no?

-Hay que ser sinceros. Fui a Vilardevós en campaña y quedé con un amigo de mi padre que me dirá cuáles son. Si a mí me pasa eso, es evidente que le pasa a mucha gente. Pero no es la Administración, es un problema individual. Hay que plantear cómo poner tierras en valor, cómo plantar madera de calidad, cómo unir parcelas... Esas preguntas no las puede responder todas el Gobierno, pero puede dar un armazón legal para explotaciones conjuntas sin perder la propiedad. Hemos dado pasos. Suprimir impuestos en el rural desde enero ya ha facilitado 3.000 operaciones. Hay 700 chavales que se han incorporado al rural, antes eran 200 al año Tenemos las inversiones de Goodleit, Entrepinares y Reny Picot y Picqot. Lactalis y Río están aumentando el precio de la leche...

Votación
38 votos
Comentarios

Alberto Núñez Feijoo: «Los liderazgos no se señalan, se ganan; la sucesión de Fraga es el modelo a seguir»