La rebelión contra Sánchez anticipa la caída de la gestora del PSOE gallego

Pilar Cancela arremete contra los críticos y Leiceaga se sitúa al margen del conflicto


santiago / la voz

Si triunfa la rebelión promovida por los barones territoriales del PSOE contra su secretario general, Pedro Sánchez, es más que evidente que Galicia se convertirá el día después en otro campo de batalla, pues el partido está dirigido de forma provisional por Pilar Cancela, el símbolo más visible del besteirismo y que actúa a todos los efectos como la delegada de Sánchez en la comunidad.

Cuando Gómez Besteiro, el último secretario general del PSdeG, se vio obligado a dimitir en marzo debido a las diez imputaciones judiciales que pesaban sobre su espalda, Ferraz nombró una gestora formada por diez personas de ascendencia besteirista y presidida por Pilar Cancela, quien a la sazón era secretaria de organización y número dos del dimitido secretario general.

La gestora del PSdeG nació con un mandato provisional de seis meses, que acaban de vencer, y con el cometido de dirigir los designios del partido en Galicia, coordinar al grupo parlamentario, organizar las primarias para elegir el candidato a la Xunta y confeccionar las candidaturas electorales. Cada una de estas misiones desató el correspondiente choque de Cancela con el poder local del partido, hasta el punto de que la dirección en la provincia de Pontevedra, capitaneada por Santos Héctor Rodríguez, concejal con Abel Caballero en Vigo, cruzó una raya que nunca se había cruzado antes al pedir formalmente la dimisión de Cancela.

La relación entre la gestora del PSdeG y las voces críticas del partido, con Abel Caballero, Pachi Vázquez y José Blanco entre ellas, se hizo irrespirable, hasta el punto de que todos ellos se abonaron al cambio de rumbo en la dirección federal como paso previo a cambiar también el rumbo en Galicia. Si Pedro Sánchez cae, entonces también tiene que caer su representante para Galicia. Esa es la ecuación, toda vez que Cancela se alineó con Sánchez a nivel federal para plantarles cara a Susana Díaz y a los barones críticos con Ferraz.

Toma de posiciones

La rebelión contra Sánchez lanzada ayer por los barones provocó que en Galicia se tomaran posiciones para los cambios que se avecinan. El candidato a la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, optó por ponerse al margen del conflicto debido a que no ostenta ningún cargo orgánico, y su único desafío se centra en componer el grupo parlamentario para organizar la oposición a Feijoo.

Una veintena de representantes del sector crítico, con Abel Caballero a la cabeza, convocaron un cenáculo ayer en Santiago para intentar recuperar peso orgánico en el futuro PSdeG tras la caída de Pedro Sánchez. Y entretanto Pilar Cancela arremetió contra los críticos al acusarlos de intentar «evitar» que la militancia del PSOE se pronuncie en unas primarias sobre el rumbo que ha de tomar el partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La rebelión contra Sánchez anticipa la caída de la gestora del PSOE gallego