El otoño será más cálido de lo normal, después del verano más seco en 35 años

Las previsiones apuntan a que el mes de septiembre se despedirá con sol y calor

Galicia pendiente de Siberia, el Ártico y el Pacífico Las previsiones apuntan a un otoño cálido y seco pero La Niña y el anticiclón siberiano serán determinantes en la meteorología de la comunidad durante los próximos meses.

redacción / la voz

A las 16.21 horas de hoy comienza el otoño, una estación en la que este año se pueden esperar, según los modelos meteorológicos, temperaturas más altas de las habituales en estos meses y precipitaciones en los valores normales, según anunciaba ayer la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Los modelos de probabilidad que se emplean para avanzar las previsiones trimestrales reflejan una mayor posibilidad que en otras ocasiones de que el período entre octubre y diciembre sea más cálido que la media, mientras que en lo que se refiere a las lluvias no se aprecian por ahora señales de que vayan a ser más o menos abundantes de lo habitual.

Un otoño con temperaturas más altas de las normales seguirá, por tanto, al que ha sido uno de los cinco veranos más cálidos desde que se comenzaron a tomar registros de valores meteorológicos en el año 1951 y también uno de los cinco más secos en ese mismo período. De hecho, las temperaturas registradas durante estos meses convierten este verano del 2016 en el más seco desde 1981, es decir, en 35 años.

La temperatura media de la estación fue de 19,6 grados y se registraron a lo largo de los tres meses varios episodios de calor intenso. La máxima absoluta se registró el día 7 de agosto en Ribadavia, cuando el termómetro alcanzó los 42,3 grados centígrados, pero los 40 grados se superaron en varios puntos y en diferentes ocasiones, incluso en el mes de septiembre. También fueron elevadas las temperaturas mínimas, que algunos días superaron los 20 grados. La mínima más alta se marcó el 8 de agosto en O Rosal, con 24,5 grados.

70 litros por metro cuadrado

En lo que se refiere a las precipitaciones, aunque el mes de junio fue normal, julio fue el más seco de la serie histórica de Galicia y agosto fue también seco o muy seco. En total, la lluvia acumulada en el verano fue de 70 litros por metro cuadrado, lo que convierte al de este 2016 en uno de los estíos más secos desde 1951 y el menos lluvioso desde 1981.

Por meses, junio fue normal en cuanto a temperaturas y algo más seco de lo habitual. La excepción, en lo relativo a las lluvias, fueron el este y el sur de Lugo, donde las tormentas que se registraron el día 22 bastaron para que en esas zonas el conjunto del mes pueda considerarse especialmente húmedo.

Durante los 31 días de julio algunas zonas de la mitad sur superaron en dos grados las temperaturas medias de este mes. Fue además muy seco en toda Galicia, pues en más del 80 % de las estaciones se recogieron cantidades inferiores a los seis litros por metro cuadrado.

Agosto también fue cálido o muy cálido. En este caso los valores más próximos a los normales se produjeron en el extremo norte, mientras que en las áreas más orientales de Galicia las temperaturas medias estuvieron dos grados por encima de lo que es normal. En cuanto a las precipitaciones, en zonas de la mitad sur las cantidades recogidas no llegaron al 30 % de la lluvia que es normal en este mes.

Septiembre también está resultando cálido, mientras que las precipitaciones más importantes se produjeron entre los días 12 y 14. En las provincias occidentales, durante la primera de estas jornadas llegaron a superarse los 80 litros por metro cuadrado en 24 horas. En O Rosal, por ejemplo, se recogieron 91 litros.

El informe estacional de Aemet para Galicia fue presentado ayer por el delegado de la agencia en la comunidad, Francisco Infante, quien también hizo balance del año hidrológico que finaliza cuando lo haga este mes de septiembre. En este aspecto, recalcó que a pesar de que el verano fue muy seco, el hecho de que el invierno y la primavera fueran lluviosos hace que el balance hídrico siga siendo positivo.

Veranillo de San Miguel

En cuanto a las predicciones más inmediatas, la agencia estatal avanza que tras el frente poco activo que ha dejado nubes en las últimas horas, Galicia recuperará la situación anticiclónica, con intervalos nubosos, hasta el sábado por la tarde. Ese día entrará en la comunidad una nueva borrasca que dejará precipitaciones durante las últimas horas y la mañana del domingo, jornada en la que los gallegos están llamados a las urnas. Sin embargo, el tiempo mejorará a medida que avance el día de elecciones y por la tarde ya no lloverá, aunque en las provincias de Pontevedra y A Coruña se mantendrá nublado.

A partir del domingo por la tarde vuelve con fuerza el anticiclón, que probablemente se mantenga activo durante toda la próxima semana, con temperaturas altas para la época, sobre todo en el sur, donde podrían superarse los treinta grados. Por lo tanto, si las previsiones que manejaba ayer Aemet se confirman, la sabiduría popular volverá a tener razón y Galicia disfrutará del conocido como veranillo de San Miguel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El otoño será más cálido de lo normal, después del verano más seco en 35 años