Entrimo y As Neves se surten con nodrizas tras resultar su agua contaminada por las cenizas de los incendios

La potabilidad del agua de consumo humano es la más urgente, pero no la única. Los ganaderos también sufren pérdidas por falta de alimento para sus animales


ourense / la voz

Tres nodrizas con agua limpia circulan por los municipios de As Neves, en Pontevedra, y Entrimo, en Ourense, donde los últimos incendios forestales contaminaron de ceniza el agua para el consumo humano.

El Concello de Entrimo solicitó el jueves ayuda a la Axencia Galega de Emerxencias, a través del 112, después de ver que por el arrastre que causaron las últimas lluvias había entrado ceniza en el depósito y en la captación de agua que abastece a la capitalidad municipal, Terrachán, según explicó el alcalde, Ramón Alonso. Otro pueblo de Entrimo, Olelas -situado en la montaña-, también sufría problemas de abastecimiento de agua potable, en este caso porque se quemaron tuberías y gomas de la conducción en el gran incendio que afectó a la parroquia de A Illa y que calcinó 2.800 hectáreas. La Axencia Galega de Emerxencias envió ayer por la mañana un vehículo nodriza al concello ourensano. La cisterna estuvo hasta primera hora de la tarde llenando los depósitos de agua para los pueblos afectados.

El primer municipio que precisó este tipo de ayuda después de los incendios forestales fue el de As Neves. En este caso, los responsables municipales decidieron cerrar la captación del río Termes porque las lluvias arrastraron ceniza desde de los montes y alteraron la calidad del agua, informó el 112. La agencia de emergencias ya había enviado esta semana una primera nodriza con agua a As Neves, cuando el municipio corría el riesgo de quedarse sin suministro, y ayer se mandó un segunda cisterna. El agua que llevan estas cisternas las transporta un grupo de apoyo logístico de la Axencia Galega de Emerxencias y está limpia, pero necesita un proceso de potabilización antes de ser suministrada.

En Entrimo la situación de posible falta de suministro ya era palpable también en los pueblos de Terrachán y Olelas, de ahí la urgencia del alcalde. Ramón Alonso, el regidor, estima que en el primero se puede normalizar antes si deja de llover. Si no cae más lluvia, y por lo tanto cesan los arrastres desde los montes quemados al río Covas, donde está la captación, el alcalde cree que se aclarará el agua fluvial que abastece al depósito. En cuanto a Olelas, se requerirá reponer la manguera y conductos que resultaron quemados en el incendio de la semana pasada, explicó.

La potabilidad del agua de consumo humano es la más urgente de las consecuencias que dejaron los incendios de las últimas semanas en los pueblos gallegos afectados, pero no la única.

En el caso de Entrimo, varios ganaderos locales que tenían sus vacas -la mayoría de la raza autóctona cachena- en extensivo en el monte corren el riesgo de sufrir pérdidas por la falta de alimento para sus animales, que pastaban libremente y se han quedado sin zonas donde hacerlo. El alcalde apuntó que solicitarán ayudas para que seis o siete explotaciones ganaderas de la zona afectada puedan tener suministro de comida y agua para los animales. Ramón Alonso también apuntó que solicitarán que se aplique una exención en la normativa que prohíbe pastorear durante dos años en montes quemados. Asegura que los ganaderos en esta zona no tienen otro lugar adonde llevar sus vacas y además ve claro que el origen del fuego de A Illa no tuvo que ver con esta actividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Entrimo y As Neves se surten con nodrizas tras resultar su agua contaminada por las cenizas de los incendios