Los incendiarios causan el caos en Ourense con fuegos próximos a casas

MAITE RODRÍGUEZ OURENSE / LA VOZ

GALICIA

Antonio Cortés

Las llamas amenazaron núcleos de Sandiás y de Cualedro, lo que obligo a activar niveles dos de alarma. Se decretó el nivel uno por fuegos simultáneos

13 sep 2016 . Actualizado a las 10:29 h.

Horas antes de la llegada de las lluvias, la actividad incendiaria se cebó de nuevo ayer con la provincia de Ourense. Los numerosos incendios forestales declarados en varias comarcas de la provincia obligaron a activar niveles de alerta uno y dos por la Xunta. Hubo riesgo para la población en el núcleo de Coalloso, en Sandiás, donde el humo llegó a afectar a la circulación en la N-525 y se decretó la situación dos. Este fuego se inició a las 15.35 horas, pero pudo ser estabilizado y retirada la situación dos a media tarde sin que hubiera daños personales, aunque consumió quince hectáreas de monte.

Peligroso se volvió también el incendio forestal iniciado en Cualedro, en la parroquia de A Xironda. Por proximidad al nucleo de Pedrosa se elevó el nivel de alarma hasta la situación dos.

Según informó la Consellería de Medio Rural, la proliferación de varios fuegos simultáneos en el distrito forestal catorce (Verín-Viana) obligó a decretar la situación uno en toda esta zona -que comprende doce municipios- para mejorar la coordinación de los equipos de extinción. Fueron cuatro los fuegos de consideración que estuvieron activos en este distrito durante la tarde. En Laza, en las parroquias de Castro de Laza y Camba, con incendios que afectaron a más de cuarenta y veinte hectáreas, respectivamente. También en el mismo distrito, poco antes de las cinco de la tarde se inició un incendio en Rebordondo, en el municipio de Monterrei, con más de veinte hectáreas quemadas. El fuego más complicado a última hora de la tarde se registraba también en este distrito -uno de los de mayor actividad incendiaria de Galicia-, en Cualedro. Las llamas alcanzaron gran intensidad y pusieron en peligro a la localidad de Pedrosa, en la parroquia de A Xironda. Precisamente en este municipio, en la Serra do Larouco, se vivió el verano pasado el incendio de mayor magnitud de Galicia, con más de tres mil hectáreas arrasadas en unas pocas horas.

El fuego de ayer en Cualedro entró por el monte desde Portugal y se propagó rápidamente, dadas las condiciones de sequía y viento. «Avisáronme do lume cando aínda estaba lonxe e, cando cheguei á Pedrosa, o pobo xa estaba rodeado. Non houbo tempo de reacción, a xente maior refuxiouse nas súas casas do fume», relataba el alcalde, Luciano Rivero. Al amainar el viento y refrescar las temperaturas con la caída de la noche, las máquinas bulldozer de los medios autonómicos y de la Unidad Militar de Emergencias pudieron trabajar para evitar su expansión, aunque al cierre de esta edición seguía ardiendo.

Dos detenidos como supuestos autores de una docena de incendios en Lalín, Catoira y Vilagarcía

La Policía Autonómica detuvo a dos hombres como presuntos autores de una docena de incendios forestales en los municipios pontevedreses de Lalín,  Catoira y Vilagarcía de Arousa, que «prendían intencionadamente con un mechero». Entre todos los fuegos que se les imputan, ambos incendiarios alcanzan casi las dos hectáreas quemadas.

En el primer caso, el sábado 10 de septiembre agentes de la Policía Autonómica en Pontevedra sorprendieron a un hombre cuando prendía fuego en un monte en la parroquia de Dimo, en el municipio de Catoira. A este individuo también se le imputan otros ocho fuegos ocurridos en el mismo municipio y en el de Vilagarcía, todos entre los días 12 de agosto y 3 de septiembre.

Al segundo detenido se le imputa un incendio en la parroquia lalinense de Botos el 28 de agosto que también se inició con un mechero, tal como reconoció en su declaración, según indican las mismas fuentes. Este incendio forestal afectó a una superficie rasa de 300 metros cuadrados.