Polémica en Podemos por un viejo insulto de Ángela Rodríguez a Carmen Santos

La Voz REDACCIÓN

GALICIA

Pablo Carballo

En un chat del 2015, la diputada de En Marea llamó «puta coja» a la actual secretaria general de Podemos en Galicia. Hace unos días, correspondencia interna de la formación morada aún se hacía eco del incidente

25 ago 2016 . Actualizado a las 20:17 h.

Un viejo enfrentamiento entre dos de las caras más visibles de Podemos en Galicia ha resucitado en las últimas horas. La diputada en Madrid de En Marea Ángela Rodríguez se refirió a la actual secretaria general de la formación morada en Galicia, Carmen Santos, como «puta coja» en un chat interno de Podemos. Lo hizo en septiembre del 2015, meses antes de enfrentarse en unas primarias por el liderazgo del partido en la comunidad, y en un contexto en el que Ángela Rodríguez expone a varios de sus compañeros de Organización e Igualdade las interrupciones que sufrió a cargo de gente cercana a Santos cuando exponía sus tesis feministas en un coloquio con simpatizantes. Unas interrupciones a las que siguieron preguntas desafiantes «a pillar». La diputada de En Marea define el ambiente como «asqueroso», al que contribuyó la presencia de «la puta coja al fondo». 

La historia volvió a cobrar fuerza este verano. Hace un par de semanas circuló por canales internos de la organización un comunicado de un sector afín a Santos en el que se pedía la dimisión de Ángela Rodríguez por «coherencia cos nosos principios e o noso código ético»

Este miércoles, el digital OK Diario recoge las opiniones de varios representantes de colectivos de discapacitados. Javier Font, presidente de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Madrid, tilda las palabras de «despreciables y deplorables» y exige la dimisión de Ángela Rodríguez. En el mismo sentido va Ramón Sestayo Lestón, vicepresidente de la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (Cogami), que muestra su indignación porque «una representante política que aspira a llegar al poder utilice la condición de otra persona, en este caso, su movilidad reducida, para atacarla e insultarla».