Podemos teme que la marea les deje sin puestos de salida tras las primarias

La dirección de Madrid lanza una campaña para combatir la división en dos listas

El «black-jack» de las primarias de las mareas El «black-jack» de las primarias de las mareas

santiago / la voz

Desde Pablo Iglesias a Pablo Echenique, pasando por Carolina Bescansa, Íñigo Errejón o Irene Montero, todos los referentes de Podemos han iniciado una campaña digital animando al voto en las primarias de las mareas, sabedores de que ellos solos han asomado la cabeza a un agujero negro de grandes dimensiones si dentro de 24 horas, con los resultados en la mano, se confirman los augurios de buena parte de las bases: Podemos Galicia, tras ceder en todo para aceptar la integración en la marea, podría quedarse sin posibilidades de sentar a alguno de sus candidatos en el Parlamento.

Los líderes apelan a una marea morada a la que es sencillo diagnosticarle dos graves problemas. Por un lado, la decepción sufrida por buena parte de los inscritos, que tras participar en diferentes decisiones en las últimas semanas han visto cómo un tuit de Iglesias echaba por tierra horas de discusiones y decisiones consensuadas. Y por otro, la división provocada precisamente por esos debates internos, que han provocado la existencia de dos corrientes (Contigo Podemos y En Confluencia Podemos) que han presentado listas en las cuatro provincias. Para colmo, Paula Quinteiro, que está en el consejo de Podemos y que ya representó a la formación en la exitosa cita de las elecciones europeas, también puede atraer votos morados en otra lista en Pontevedra.

Mientras la formación morada vivía su particular shock por la integración impuesta por Iglesias, las diferentes sensibilidades de las mareas, con la disculpa de hacerle hueco a Podemos en sus primarias, aprovecharon para limar asperezas y tratar de aglutinar todavía más su voto sabedores de que el sistema de recuento acordado con la empresa Agora Voting premia a los cabezas de lista y, por tanto, penaliza incluso a aquellos que quieran repartir su sufragio entre candidatos de las dos listas afines. 

Esquerda Unida es probablemente el partido que mejor ha logrado visibilizar y aglutinar sus listas a través de Marea do Pobo, menos en Ourense, donde tiene militantes colocados en Somos Marea. Por su parte, Anova, el partido liderado por Beiras y Noriega y que está compuesto por numerosos exmiembros del BNG, logró finalmente diseñar candidaturas en A Coruña y en Ourense, mientras que en las otras dos provincias su presencia es más difusa. En Pontevedra se espera una gran división del voto y es ahí donde Carmen Santos podría aprovechar su visibilidad de las últimas semanas para salvar así la presencia de Podemos en puestos de relevancia.

Las plazas son limitadas y muchas son las sensibilidades que tratan de encontrar representación. Según la última encuesta de Sondaxe, la suma de los escaños logrados por En Marea y Podemos -un ejercicio que en las generales se demostró que no era válido- le otorgaría unos 18 escaños, repartiéndose entre 12 y 14 en A Coruña y Pontevedra, donde podrían encontrar acomodo todas las corrientes. Sin embargo, en Lugo y Ourense el café para todos será mucho más indigesto si se confirma que logran entre 2 y 3 escaños por provincia.

Los críticos presentan una denuncia por la cancelación de las votaciones y creen que se vulnera el código ético

«Se han saltado los estatutos, los códigos éticos son incompatibles y además estoy esperando a que alguien me informe del motivo por el cual yo y otras 104 personas que estamos inscritas en las primarias de Podemos nos encontramos con la paralización de un proceso democrático por un tuit de Pablo Iglesias. Es un cachondeo», asegura Xosé Zapata. El secretario municipal de Arzúa será el encargado de interponer hoy mismo una denuncia en los juzgados de A Coruña por «interrumpir sin ninguna justificación» el proceso de primarias de la formación morada en Galicia para las elecciones del 25 de septiembre. Reclamará además la adopción de medidas cautelares de paralización de aquellos procedimientos relacionados directa o indirectamente con los iniciados por Podemos y que «impiden el normal desarrollo de los derechos de participación democrática de los candidatos». De esta vuelta de tuerca judicial están ya informados Pablo Iglesias y Echenique, a los que remitió un burofax que también recibió la Comisión de Garantías Democráticas de Podemos.

Así bajan de revueltas las aguas entre los críticos de Podemos, que en su día apostaron por acudir a las autonómicas en solitario y que en todo momento se mostraron temerosos de que finalmente se produjese la integración en la marea, como así sucedió. Zapata asegura que tiene el respaldo expreso de una docena de los 104 candidatos a los que su partido ha dejado en la estacada, y cuenta con el apoyo de otros secretarios municipales que están «estupefactos» ante la deriva del partido. «Tal y como se están produciendo los acontecimientos prefiero que ya no nos identifiquen con los críticos. Somos la resistencia de Podemos e iremos hasta el final», afirma indignado. Al margen de la vía judicial también está analizando las incompatibilidades entre las mareas y Podemos, y ya ha encontrado al menos dos: la financiación del partido -la formación morada prohíbe que se recurra a crédito bancario- y la imposición del gallego como lengua única. 

Cesión ilegal de datos

Por otra parte, el portavoz de Xuntos Podemos, Carlos González Armada, también lamentó la «cesión ilegal y de forma camuflada de datos personales de un partido político a otro, en este caso de Podemos a En Marea», y acusa a la dirección estatal de «engañar» a los inscritos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Podemos teme que la marea les deje sin puestos de salida tras las primarias