Un puñado de votos podrían inclinar el Gobierno hacia el PP o cuatro partidos

Juan María Capeáns Garrido
juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Resultados de Galicia

Ciudadanos no lograría representación y restaría a Feijoo votantes cruciales del centroderecha

07 ago 2016 . Actualizado a las 14:31 h.

A día de hoy, el voto de última hora en la mesa más recóndita de Galicia podría decantar de manera traumática el signo de las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo 25 de septiembre. La encuesta exprés lanzada por Sondaxe tras la convocatoria realizada por Alberto Núñez Feijoo el pasado lunes refleja un empate técnico entre el Partido Popular (PP) y cuatro fuerzas de izquierdas que, sumando sus escaños (los 15 del PSOE, los 12 de En Marea, los 6 de Podemos y los 5 del BNG), podrían formar un gobierno alternativo al que ha comandado la comunidad en los últimos ocho años.

Con medio centenar de días por delante, quince de ellos de una campaña que se prevé decisiva, es evidente que la balanza puede inclinarse hacia cualquiera de los dos polos, a pesar de que la victoria en el voto a voto y en escaños caería de manera aplastante del lado de los populares, que sin embargo tendrían que gobernar en minoría o liderar en solitario la oposición. El partido encabezado por Feijoo obtendría el respaldo de un 43,5 % del electorado, con lo que rebajaría en algo más de dos puntos los apoyos, suficiente retroceso como para pasar de 41 diputados a 37, cuando la mayoría está fijada en 38, que es el resultado que obtuvo en el 2009.

Así las cosas, es necesario mirar al otro extremo de la encuesta, en la que asoma Ciudadanos con un 4,1 % de los votos, que son insuficientes para obtener siquiera un escaño que le permitiese convertirse en llave del próximo Gobierno. El partido naranja todavía no tenía candidato en el momento del sondeo y su errático itinerario en la comunidad gallega tampoco le ayuda. Si se diesen estos resultados, su aportación parlamentaria sería igual a cero, aunque el daño al PP sería mayúsculo al dejar miles de votos del centroderecha en vía muerta.